Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2010

Si no cambiamos, estamos muertos

He conocido a una institución religiosa que, en contra de lo que ocurre con la jerarquía de la Iglesia hoy, lee como una oportunidad el cambio de paradigma a nivel social, político, cultural y tecnológico. La directora de uno de sus Colegios, Montserrat del Pozo, es capaz de ver oportunidades en la LOGSE, en el Plan Bolonia y en la enseñanza por competencias. Pero no ahora, que toca, sino desde que lo parió Delors hace un montón de años.

Y además, Montserrat habla con pasión de educación. Dirige el col.legi Montserrat de Barcelona.

Montserrat dice que un profesor debe tener claro que va a la escuela a aprender. La primera, en la frente.

Y para hacer posible ese aprendizaje, primero, hay que pensar. Sobre las cosas que pasan (todas las cosas que pasan, no solo las que nos interesan), sobre la escuela, sobre la ley que regula la escuela (¿nos hemos leído alguna ley, o hablamos de oídas de la ley, y decimos que no nos gusta porque no se quién dice que es mala, o porque la he hecho el PSO…

La educación es la solución

A los que tenéis la sensación de que cada día nos lo jugamos todo al entrar en el aula, a los que sabéis que os dedicáis a uno de los oficios más sacrificados y más bonitos del mundo, os encantará leer esto que ha publicado hoy El País. Lo escribe Federico Mayor Zaragoza.
La solución a los gravísimos desafíos que enfrentamos es más democracia, mejor democracia. Y ello exige participación activa y conocimiento profundo de la realidad, que se dan especialmente en los "educados", es decir, los que actúan en virtud de sus propias reflexiones y nunca al dictado de nadie. Educación -no me canso de repetir esta inmejorable definición de Francisco Giner de los Ríos- es "dirigir con sentido la propia vida". Tener las alas sin lastres, adherencias, adicciones, para volar a contraviento, para plantar cada día, aun en tiempo desapacible, semillas de futuro, para avizorar, vigías del mañana, el porvenir, para procurarlo menos sombrío.El artículo primero de la Constitución de la …