Ir al contenido principal

Entradas

Limpiar culos

Nadie debería ir con el culo sucio por ahí, qué indignidad. Y los maestros, en las aulas del primer ciclo de Infantil, y los cuidadores de los mayores y dependientes, en las casas y en las residencias, devuelven a cada rato a las personas su dignidad, con sus manos, limpiando culos. Y mocos. Y sangre. Y orines.

Muchas veces les dan las gracias. Pero otras veces reciben menosprecio. Menospreciar a quien hace tanto por los otros es una indecencia, pero hacerlo desde el comedor de profesores o desde el equipo directivo del colegio debería ser delito: que si para limpiar culos tampoco hace falta saber tanto, y que si no vienen a reuniones de contenido pedagógico no pasa nada, porque qué pedagogía ni qué nada, con un añito que tienen los críos...

Estoy trabajando en un dispositivo que haga que la tierra se abra debajo de quien diga estas cosas, se los trague, y luego los escupa bien lejos, con el culo sucio y sin un papel a mano.
Entradas recientes

Memoria, cine, juicios y prejuicios

Me llama mi hija Ana (24 años) para hablarme del 12 de octubre de 1936. De Salamanca, de Unamuno y de Millán Astray. De Franco y la Guerra Civil.

Me llama mi hija para hablarme de España.

La culpa la tiene Amenábar, el arte, el cine, y también las ganas de saber.

Y me dice que lo peor es que hayan tenido que pasar 24 años, los suyos, para caer en la cuenta de cosas trascendentales. Pasados que explican presentes y futuros. Se pregunta cuántas cosas más no sabe. Le digo que casi todo, todavía, y que eso es lo bueno. Y que para seguir el camino empezado lea esta joya de Miguel de Lucas.

El día que Ana no quiera saber estará muerta. Con ella se habrá muerto la inteligencia y habrá ganado Millan Astray. Igual que pasa cada día en cada esquina del mundo cuando un hombre o una mujer, para evitar lo fatigoso que es hacerse preguntas, buscar respuestas y elaborar un juicio, se queda con los prejuicios.


Ficción y verdad. El camino y el destino.

Las "21 lecciones para el siglo XXI", de Yuval Noah Harari, es un libro de lectura obligatoria para los ciudadanos del mundo. En particular, para los que dedican a la enseñanza.

Dice que algunas noticias falsas duran hasta 700 años, y otras, para siempre.

Cuando lo leía, pensaba yo que, precisamente por esa durabilidad de la mentira, la escuela tiene quehacer, también, para siempre.

También la escuela cristiana. Para que los niños conozcan que Eva no tuvo tratos con ninguna serpiente, entre otras cosas.

La ficción no es enemiga de la verdad. Y a veces, es el mejor camino para llegar a ella, porque la verdad no cabe en lo real. Los cuentos, y las historias, están entre las herramientas más eficaces que ha creado la humanidad.

Por eso los maestros tienen que contar historias (la de Adan y Eva, entre otras muchas, para hablar de cómo las personas solemos hacer el mal que no queremos y no hacer el bien que queremos) y contar la Historia (la del origen de la Humanidad, por ejemp…

Cuatro competencias. Ni una más.

Los directores de los colegios llevan años preguntándose por las competencias que tienen que tener los profesores. Han elaborado decenas de mapas. Uno cada institución, porque pensaban que el profesor de una escuela tiene que ser, al menos en una parte importante, diferente del profesor de otra escuela.

Y cada mapa, ocho competencias, diez, doce, catorce, hala!

Me sorprendió ver que Harvard - me lo recordaron Olga y Lourdes en su "Influencers educativos" -solo pide cuatro cosas a sus profesores: que puedan desempeñar diferentes roles, que sean transversales y multidisciplinarios, que estén preparados para retos desconocidos, y que no consideren absurda ninguna pregunta.

Ya está.

¿A que lo podéis memorizar? Pues esa era la primera de las condiciones del mapa, que a cualquier profesor le cupiera en la memoria la respuesta al cómo tienes que ser.

A pensar.


Cambiar las creencias

Irrumpió en el despacho de la directora diciendo que tenía que subir al recibidor, que la estaban humillando y que ella no estaba dispuesta a pasar por aquello.

Dirigió la mirada hacia la puerta y preguntó:

- ¿Que ha pasado? (error número 1, ¿a quién se le ocurre preguntar qué ha pasado a una persona que está tan enfadada que no puede contar lo que ha pasado sino lo que está sintiendo?)

- ¡Ya te lo he dicho! Hay una madre que está poniendo en tela de juicio mi trabajo y quiero que subas a defenderlo, que creo que es lo que tiene que hacer una directora.

Subió (error número 2, no intentar calmar a la profesora).

Con la profesora (error número 3, considerar que una directora es, por encima de todo lo demás, el "primo de Zumosol" de los profesores que se sienten humillados).

Y se encontró en el recibidor con una mujer asustada, que terminaba de secarse las lágrimas y a la que la profesora retaba a que repitiera delante de la directora lo que acababa de decirle a ella.

La madre …

Papeles y personas

- “El mayor miedo que tengo es que no se me da bien el papeleo”, suelen decirme las personas cuando aceptan ser Jefe de Estudios (ver algunas mesas de directores de colegios hace que las cosas se vean así).
- No es necesario, suelo pensar. Con que se te den bien las personas... 

Algo no anda bien cuando buscamos a los directivos entre las personas organizadas, eficientes, y rigurosas en el trabajo y no entre los que mejor entienden el alma humana.

¿No?


Estar a la altura

- “Espero estar a la altura”, suelen decirme las personas cuando aceptan ser Jefe de Estudios.
No es necesario, suelo pensar. 

Es más, casi prefiero que estés “a la bajura”.
Que pienses antes en los demás que en ti.
Que mires la parte de abajo del dichoso (1) organigrama del Colegio, donde pone "(Claustro de) profesores" y que te preguntes qué necesitan de ti. O qué necesitan que seas para ellos.
Mejor eso que preguntarte qué hay que hacer para no bajar el listón del lugar en el que lo dejó el anterior. O de cuáles son las funciones del Jefe de Estudios.

(1) cuánto daño han hecho los organigramas jerárquicos a nuestra percepción de dónde están las personas, y de cuál es nuestro sitio en el colegio cuando llegamos a un cargo directivo!!