Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

Educar es combatir

Grande - Marlaska nos dio una definición de educación de las que dan para pensar un rato: educación es dar valores antes de que aparezcan los prejuicios.

Apuntaba el juez, por lo tanto, en tres direcciones: la del qué, la del cuando, y la de contra quién.

La del qué, los valores. Y de entre estos, aquellos que refuercen la ética pública. En contra de lo que muchos quieren ver, la escuela pública y la mayor parte de la escuela de titularidad religiosa llevan años trabajando en la misma dirección: tolerancia y respeto en las relaciones con los que son distintos, igualdad de derechos, libertad y justicia social.

La del cuándo, cuanto antes, y el por qué, porque los enemigos de la educación, los prejuicios (y ya estamos en el contra quien), son más rápidos que Márquez desatado buscando la pole. La falta de respeto, el odio al diferente, y el trato desigual e injusto, viven en las redes sociales y en la opinión publicada.

Y hasta en casa. Por eso educar necesita que familias y escuela pase…

¿A qué edad aprenden los niños a bailar en tu colegio?

Recuerdo que muchos padres y madres jóvenes, cuando se acercaban a conocer el colegio, me preguntaban con qué edad aprenderían sus hijos e hijas a leer. Cuanto menor era la edad que decía yo, más contentos se ponían ellos (me imaginaba que tenían en casa preparados decenas de libros, desde Manolito Gafotas hasta la Memoria de mis putas tristes, desde Elvira Lindo a García Márquez, en fila, uno detrás de otro, para ser leídos antes de los diez, o de los seis, no sé).

Nunca me preguntó nadie a qué edad aprenden los niños a bailar. A lo mejor porque no les importaba un pimiento. A lo mejor porque a bailar les enseñaban en casa. A lo mejor porque a bailar se aprende en extraescolares. A lo mejor porque tenían una escuela de danza debajo de su casa. A lo mejor porque pensaban que lo difícil, en la escuela y lo fácil, en otro lado (¿quien ha dicho que es más difícil leer que bailar?).

¿Y quién ha dicho que es más importante?