Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2017

Qué pared tirar

Cuando lo innovador en la escuela es tirar las paredes que separan unas aulas de otras, para crear espacios abiertos, en los que interaccionan alumnos de diferentes edades con maestros distintos, creo que nos estamos equivocando de pared.

Sí, de pared. Porque la que habría que tirar es la de fuera, la que separa la escuela de la calle, de la playa, del parque, del paseo, del kiosko, del mercado, de los mercados, del parlamento, del palacio de justicia, de los CIEs, de los tanatorios, de las cunetas, de las librerias, de los museos, de las vallas fronterizas, de los centros de menores, de los campos de refugiados, de los asilos de ancianos, de los horfanatos, de las narcosalas, de los centros de atención a mujeres maltratadas y de las cárceles.

Eso si sería innovador. Llenaría las escuelas de realidad, aunque las vaciara de programas. Llenaría las escuelas de vida, aunque las vaciara de exámenes. Llenaría las escuelas de experiencias, aunque las vaciara de clases.

Llenaría las escuelas…

Invisibles

Entre las asignaturas pendientes de la escuela está la de sacar a la luz lo que no se ve. Hacer visible lo invisible.

Las personas que viven en la calle, para entender que no son parte del paisaje.

Las mujeres de las que se olvidaron los periódicos y los libros de historia, para entender que cambiaron las cosas.

Las montañas de plástico que quedan en nuestras playas tras la llegada de los que huyen de la guerra, para entender que ellos son nosotros mismos, en circunstancias invivibles.




Los golpes y los gritos que amortiguaron las paredes insonorizadas, para entender que nadie debe soportarlos.
Los rostros de los niños que pagan por lo que no hicieron, para negarse a admitir la bondad de una creación en la que los más pequeños son abandonados.

Por eso, cuando, con ocasión del programa, o a pesar del programa, un educador hace visible lo invisible, ayuda a cambiar la mirada de muchos.

Y así, salva el mundo.

Pd: Gracias, Ana


Asignaturas pendientes

¿A alguien le parece mal que la escuela, la pública y la privada, "adoctrine" en el respeto, o en la igualdad, o en la tolerancia?

Claro que no. Porque la escuela, entre otras cosas, construye sobre los valores en los que se asienta la convivencia entre las personas de la sociedad en la que está presente.

En nuestra sociedad hay maneras muy diferentes de entenderlo todo. Es lo que tiene ser distintos. Y la escuela está ahí, en esa sociedad, y no en su margen.

Detrás que muchos de quienes critican por adoctrinadora a la escuela catalana, o a la escuela cristiana, o a la escuela de este barrio, o de aquel, está una manera de entender la escuela como mera transmisora de conocimientos. Esto es, que si la escuela va más allá de explicar logaritmos, el past perfect simple, la tabla periódica y el funcionamiento del aparato excretor de los humanos, adoctrina. Y eso no está bien.

Pongamos la palabra democracia. La cosa no va de que la escuela adoctrine, sino de que el significante &…

¿Qué significa esto?

Centenares de escuelas fijan entre sus objetivos el siguiente: fomentar el sentido crítico de los alumnos.

La cosa es cómo.

El lunes, los profesores y profesoras catalanes que no viven obsesionados con acabar el programa se dieron de bruces con la pregunta: ¿tomo yo la iniciativa o espero que pregunten? ¿Y qué digo? ¿Hablo o escucho? ¿Hago preguntas o doy respuestas?

(Algunos profes, digo, que otro, imprudente y con la sensibilidad en el culo, le espetó directamente a un adolescente hijo de Guardia Civil si estaba contento con lo que había hecho su padre el día anterior, sin saber si su padre había estado movilizado o de barbacoa).

Nuestros alumnos tendrán la realidad delante a cada momento. En videos y en fotos que se pasan con el dedo. Y la escuela tendrá que ayudar a interpretar.

Es difícil interpretar. Es muy complicado responder a la pregunta "esto, ¿qué significa?"

Algunos interpretan encajando lo que ven en su ideología, la que llevan puesta, en su esquema mental, en …

Me alteras (el orden)

Hay personas que se llaman a sí mismas "gente de orden".

Suelen votar a partidos de centro o de derecha.

Y envían a sus hijos a colegios de la Iglesia, para que las cosas sigan como están. Ordenadas.

Sin embargo, los idearios de los colegios cristianos hablan de que su misión es evangelizar, palabra que viene del griego y que significa "contar una buena noticia". La buena noticia es esta: que los ciegos ven y que los cojos andan (que no sé si os parecerá buena, pero es la que es).

Eso quiere decir que, si los colegios de la Iglesia hacen lo que dicen que hacen, en ellos se atiende primero a los ciegos y a los cojos. Y eso ya es alterar el orden.

Ahí empieza la contradicción: a los colegios cristianos van personas que quieren mantener el orden, pero los colegios cristianos siguen a uno que dedicó toda su vida pública a alterar el orden de las cosas, incluido el orden público. Al que mataron por alterar el orden de las cosas -dejen paso, los pobres delante y los rico…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")


asombro + duda = ganas de aprender

Ya nadie se asombra de nada. Ni de las patochadas de Kim Jong-un, ni de las ocurrencias de Trump o las "boutades" de Le Pen. Ni de lo último que ha robado un dirigente del PP ni del 1 de octubre (el día de la bronca en Ferraz) permanente en el que vive (y parece que seguirá viviendo) el PSOE.

A lo mejor es lo normal, por aquello que decía Carl Jung de que todos nacemos originales y morimos copias.

Pero a mí me parece mal.

Sin asombro, y sin la duda que provoca el asombro, no tenemos ganas de aprender.

Y sin ganas de aprender, ¿qué vamos a enseñar los maestros? ¿El programa? Anda ya.

La belleza (o enfrente)

El Colegio:



El lugar en el que está el colegio:



La pregunta: ¿dónde "damos" la clase?



Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…