Ir al contenido principal

el paradigma del profesor de Secundaria: exige (y 2)


Si exigimos a cada uno según sus posibilidades, cada uno permanecerá dentro de sus limitaciones. Por el contrario, una persona sacará a flote sus capacidades en la medida en que se le exija.

Ricardo Moreno Castillo
Panfleto Antipedagógico

¿Y cómo sabe un profesor cuáles son las posibilidades de un alumno? Guardando los resultados del coeficiente intelectual en un cajón con llave y mirándole a los ojos.

Comentarios

  1. Nunca me ha parecido de justicia exigir a alguien más de lo que puede dar, ya sea por capacidad, limitaciones o motivos varios. ¡Gran reto el intuir las posibilidades de una persona en cada momento determinado! Me gusta la idea de olvidarnos de resultados y mirarle a los ojos. Me apunto.

    ResponderEliminar
  2. "No les evitéis a los hijos (alumnos) las dificultades; enseñarles más bien a superarlas".
    LOUIS PASTEUR

    Y me uno yo a mirarles a los ojos a los alumnos manifestando firmeza, seguridad y exigencia.

    ResponderEliminar
  3. Cada vez dudo más a la hora de exigir, calificar, aconsejar... No se si es que me estoy haciendo más sabia..., o que sencillamente, cada vez sé menos.

    ¿Y si se me va la mano, y exijo lo que no me puede dar? Prefiero motivar, conmigo funcionaba. Cuando te motivan, te exiges tú, y el riesgo de pasarse es menor.

    Mirar a los ojos, sin dudarlo. A los ojos, les cuesta mentir.

    ResponderEliminar
  4. Es curioso, tendemos a hacer aquello que hicieron con nosotros y funcionó(siempre que nos parezca adecuado, claro) y a dejar de hacer aquello que nos fue fatal cuando nos lo aplicaban.
    Es normal que utilicemos la bara de medir que más conocemos, que somos nosotros mismos. Pero no todos los alumnos son iguales a nosotros y tienen el interruptor cada uno o cada tipo de alumno en un lugar distinto, ¿no?.

    Y estoy convencida de que bases elementales de criterios funcionan para todos: la motivación, mirar a los ojos, respeto, fomentar la responsabilidad personar, cercanía....y en el caso de la exigencia, aunque parece un valor más dificil de encontrarle la medida, quizás sea igual que en los otros.
    Hay alumnos que necesitan un nivel de exigencia por encima de la media, que a otros les viene grandísimo.

    Había un compañero de estudios que sólo podía empezar a estudiar una asignatura cuando le ponían la fecha de examen, hasta entonces ¡viva la vida loca! y luego era de resultados buenos, necesitaban que le marcaran las distancias. Y a mi me entraba el agobio precisamente cuando ya ponían la fecha, aunque iba trabajando día a día.

    Había otros dos que eran la perfecta serenidad siempre: antes, después y durante el examen; nada les perturbaba ni para estudiar, ni para rendir: el equilibrio perfecto por dentro y por fuera.
    Estaba el otro tipo, una que era manojo de nervios que nunca bajaba de 120 pulsaciones, todas las hojas al viento cuando estudiabas a su lado; lo apuntaba todo, lo ataba todo, lo escribía todo en los exámenes y acaba la primera además.

    Si uno ya se exige así mismo, no le hace falta un plus, con un reconocimiento y un ánimo ya será bastante. Habrá que estar, tirando y aflojando del que no se exige, marcándole lo que puede llegar a ser capaz, sin abrumar claro.

    Una vez más es lograr el equilibrio desde el profesor, pero para tantos valores, para tantos alumnos distintos, para tantos procesos personales...que los mejor es ser uno mismo como persona que educa(intentar ser lo que no se es llevaría al fracaso) sin perder de vista lo que opinan otros educadores e intercambiando opiniones para tener en cuenta lo que se nos puede estar escapando, porque es lo normal que así pase.

    Pero yo si que observo que en nuestros alumnos actuales(en muchos, no en todos) está devaluado el esfuerzo personal, el trabajo habitual, el amor propio en los estudios, practican el método ensayo-error una vez y por encima y ya se frustran: "ya lo he intentado y no me ha salido, pues la próxima vez haré menos".

    Cuando hablamos de este tipo de temas de firmeza, exigencia, siempre me acuerdo de un anuncio de colchones de hace unos años que comparaba a un profesor de educación física (gimnasia en aquellos tiempos)con la firmeza del colchón, dándonos lo que necesitábamos para el descanso.

    Los profesores tenemos que ser como colchones de última generación (termoelásticos, con distintas capas de latex) donde los alumnos tienen que chocar(no vamos a dejarles hacer todo lo que quieran y pidan) y rebotar (potenciados en lo que cada uno necesite, en su justa medida) y con dos caras, una de lana(para los que necesiten abrigo, y mucho calor humano) y otra de verano(para los frescos a los que les abruma demasiado las calenturas) con dos agujeritos para la salida de aire( para soplar a los que ni frio ni calor pero que hay que poner en movimiento)tomar la forma del que se tumba para acogerlo personalemente(mirar a los ojos)y ¡siempre sin deformarnos!

    ¡No es pedir poco! ¿eh?

    Disfruto de este blog para intercambiar opiniones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mimarnos

Llevo años pidiendo a los profesores que no confundan el Claustro con la cuadrilla de amigos. Y también, que es necesario tener un amigo, o una amiga, entre los compañeros de trabajo.

Nos sobran malas leches y nos faltan conversaciones, a los profesionales, en las escuelas. ¿Para qué tenemos máquinas de café, en las salas de profes, si no es para hablar, de lo nuestro?


Nos falta la costumbre de cuidarnos. Los unos a los otros. Que "aprender a mimarse entre humanos debería ser una asignatura obligatoria, especialmente entre los que se dedican a actividades de alto riesgo emocional, como la política". Es lo que dice Joan Coscubiela recordando a su grupo parlamentario, en la página 201 de "Empantanados", publicado en Peninsula (Barcelona 2018).

Y como la escuela, digo yo.



Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Hijos del fútbol

Creo que, en lo que se refiere a la última etapa de su corta vida, mi hijo ha aprendido más jugando al fútbol que estudiando. En el equipo que en el instituto. Que su inteligencia espacial tiene más que ver con tirar un pase al hueco por el que iba a aparecer el extremo que con la Educación Plástica y Visual. Que su inteligencia interpersonal tiene más que ver con ser capitán del equipo y tener que tirar de él en el campo que con ser delegado de clase, y por tanto, el que hace algunos recados, porque para eso están los delegados en la ESO. Que su inteligencia intrapersonal ha madurado más yendo de la titularidad al banquillo que con la capacidad para reflexionar que le inculcaron en clase. Que del trabajo en equipo sabe más por tener que defender todos, y todos bien, muriendo en el campo, un empate en inferioridad los últimos diez minutos, que por presentar un trabajo del tema 10 en el que nos repartimos las páginas, cuatro cada uno.

No sé si es un éxito del fútbol o un fracaso de la …