Ir al contenido principal

Profesores excelentes para alumnos excelentes

Poner en marcha un Bachillerato de excelencia es algo pedagógica y socialmente bastante discutible, al menos para mí. Pero como todo lo que hacen los políticos tratando de mejorar la educación, la ocurrencia da para preguntarse por cuestiones interesantes.

Una vez que las autoridades deciden llevar la idea adelante, aparece el problema de la selección. ¿Quienes son alumnos excelentes? Un profesor se lo pensaría dos veces a la hora de contestar, pero un político no: alumnos excelentes son los que tienen buenas notas, por encima del ocho de nota media. Luego pueden ser malos compañeros, no dejar los apuntes y ser incapaces de trabajar en grupo (menudo ambientazo el que se prepara en el nuevo instituto), que eso no afecta a la excelencia.

Me rondan la cabeza preguntas relacionadas con cómo resolver los problemas de clima escolar y de competitividad entre alumnos en este nuevo Bachillerato, pero a lo mejor es que con alumnos excelentes no puede haber problemas, y el problema soy yo, que siempre le ando buscando tres pies al gato. Algunos padres de alumnos excelentes, a lo que parecen temer es a que les baje la media, y otros, menos angustiantes, rechazan el proyecto porque sus hijos son felices en su instituto, con sus compañeros y con sus profesores, aunque sean unos mediocres de mierda.

Una vez que tienes excelentes alumnos, sobreviene el asunto de la selección del profesorado, el cual habrá de ser igualmente excelente, al menos, para estar a la altura de sus nuevos alumnos. ¿Dónde están los profesores excelentes? La pregunta no tiene fácil respuesta (ninguna pregunta hecha con honestidad en educación tiene fácil respuesta) porque en España no se evalúa a los profesores.

Una solución está en buscar por todos los centros y sacar de ellos a los mejores profesores. Así, se completa el sueño de hacer una casa bonita con "lo mejor de cada casa". Y si la consecuencia es que hay centros que se quedan sin profesores excelentes, que se fastidien. Total, tampoco tienen alumnos excelentes a los que dedicarles excelentes atenciones, porque también se los han llevado. Para los garrulos, y para los normales, profesores normales, o malos.

Dice Esperanza Aguirre que los docentes del San Mateo, el Instituto en el que se imparte el Bachillerato de excelencia en la Comunidad de Madrid, fueron "seleccionados cuidadosamente". Al parecer, pedían doctorados, títulos, y experiencia como profesor de Bachillerato, en investigación y en el ámbito empresarial y también gusto por la competitividad y confianza en el proyecto. Lógico, no vas a pedir que se le entienda lo que dice, porque un alumno excelente lleva instalado un decodificador para los casos en los que al profesor no se le entienda ni papa; ni le vas a pedir que prepare las clases atendiendo a la diversidad de alumnos, porque esto no se necesita en una clase de alumnos excelentes, porque todos son muy buenos; ni, por supuesto, que sepan acompañar a un alumno a entender algo que no le entra, porque a los alumnos excelentes les entra todo. Ni que tenga vocación, para qué.

Cuando uno se pone a seleccionar, lo de los títulos está muy bien, que hay que valorar el esfuerzo que cuesta conseguirlo. En cuanto a lo de confiar en el proyecto, pues es cuestión... de confianza. Y si tú confías en el PP o en Esperanza Aguirre, pues tendrás la confianza que yo no tengo en sus ideas y en sus proyectos.

Pero yo aconsejaría a mi hijo que se mantuviera alejado de quienes tengan gusto por la competitividad, y más si son maestros.

http://www.elpais.com/articulo/madrid/Bachillerato/excelencia/elpepiespmad/20110410elpmad_8/Tes

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")