Ir al contenido principal

La mirada del miedo

Dice César Bona que muchos padres se sienten perdidos cuando el maestro no sigue el libro de texto. Y yo he visto cómo esa sensación termina, algunas veces, con una protesta ante la Dirección del Colegio.

He observado, además, que algunos padres se enfadan cuando los profesores no siguen el programa de la asignatura. Dicen temer que sus hijos no avancen como deben, que no aprueben las pruebas externas de diagnóstico o que no alcancen el nivel que deberían.

Y padres que protestan cuando algún alumno especialmente movido (suelen referirse a ellos como manzanas podridas, que hay que tener la sensibilidad no sé dónde para llamar a un niño manzana podrida) no deja al resto de los alumnos avanzar como debieran.

Y padres que protestan de manera vehemente cada vez que en el Colegio rehacen las clases a las que están asignados sus hijos.

Y padres que se enfrentan al tutor y a la dirección porque han sancionado injustamente a su hijo.

Si prestáis atención a las reuniones de padres de estos días a lo mejor podéis añadir a este catálogo algunos items más.

Tanta mala leche solo se explica si ves la realidad desde el miedo. Miedo a que mi hijo no llegue, miedo a que no aprenda, miedo a que no sepa, miedo a que lo marginen, miedo a que lo traten mal, miedo a que pierda a sus amigos.

Y miedo es lo último que tendríamos que sentir cuando llevamos a nuestros hijos a la escuela.

¿Qué estamos haciendo mal?




Comentarios

  1. Que estemos haciendo algo mal, es seguro. Todavía la enseñanza está en manos de humanos y tenemos la peculiaridad de fallar; cuando la lleven los robots tendrán otros errores, menos humanos seguro.
    El miedo de los padres también es normal, nos dejan en las manos lo más preciado que tienen. Y a la vez es irracional, difícil de erradicar sólo con razonamientos.
    Los humanos también tenemos tendencia a criticar lo que hacen los otros, ya seamos padres, profesores u otras profesiones. Y la inmensa mayoría de las veces tendemos a esperar en otros que se haga mal, aquello en lo que fallamos nosotros mismos. Padres son muchos por aula y profesor uno en cada materia...
    Y los niños también pueden contar la feria según les va, sobre todo los mayorcitos que ya practican la picardía.

    La convivencia siempre ha sido difícil, incluso entre personas que se eligen.
    No lo va a ser menos en el aula en la que se unen muchos estamentos.
    Es una labor exquisita porque el producto son personas.
    ¡Qué gran labor tenemos padres y educadores, un gran reto!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Nos educaron unos enfermos

Estudié la EGB entre la Escuela Parroquial de San Vicente Mártir, en Bilbao, y los Salesianos de Deusto. La mitad en un sitio y la otra mitad en el otro. Entre septiembre de 1970 y junio de 1978.

Muchos de los que me educaron eran unos enfermos.

Me dieron hostias como panes. Aunque muchas menos que a mis compañeros que iban mal en los estudios, o que no estudiaban.

Golpear no formaba parte de las rutinas diarias. Golpear era el sistema que empleaban. Y quienes enseñaban y aprendían (?) allá, lo integraban. Aquellos, como necesario. Estos, como normal.

Luego blanqueé aquellas barbaridades. Para subrayar la tesis de que los padres y madres, ahora, protegen en exceso a los hijos, recurrí a aquello de que "antes, si venías diciendo que te había pegado el profesor, tu padre te pegaba otra vez". Siento vergüenza por la pobreza del argumento, por las veces que lo he utilizado y por las veces que lo he escuchado sin rebatirlo.

No sé si es verdad que olvidamos lo que nos hace daño re…

Las creencias, o el mar congelado que tenemos dentro

Los profesores tienen que leer. Leer mucho. Miles de páginas al año. De libros y de revistas y de periódicos. Si quieren enseñar el mundo, claro. Si no, basta con que lean los exámenes de sus alumnos y los e-mails del correo interno del Colegio.

Yo animo a leer, a ser posible, páginas que contengan ideas diferentes a las de uno.

Primero, porque los profesores son los que tienen que enseñar a cuestionar las creencias, y conviene empezar por uno mismo.

Y segundo, para poder pensar. Pensar es eso tan saludable que retrasa el envejecimiento mental y a la vez te aleja de los extremos, donde habitan los que piensan poco, o piensan solo de lo suyo.

Steiner (Lenguaje y silencio: Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano, Barcelona, Gedisa, 2013) cita a Kafka: "si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara en el cráneo, ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera nec…