Ir al contenido principal

el paradigma del maestro: el buen rollo con los padres y las madres


Decía Michael Levine que tener un hijo no lo convierte a uno en padre, de la misma manera que tener un piano no lo convierte en pianista.

Es cierto que meten la pata. Y que gastan demasiada energía en el control. Hablaba el otro día Javier Urra de los padres helicóptero, que se pasan el día sobrevolando por encima de los hijos para mantener el control de la situación. De los padres helicóptero son una variedad los padres-a-pie-de-tobogán, cuando los hijos son pequeños y juegan en los parques infantiles, y los padres anti - trauma que tan bonito dibuja Forges, cuando estos van haciéndose mayores.

Pero no podemos encerrarnos los maestros en añorar no se qué momento de la historia en el que recibíamos consideración, sencillamente porque la mayoría de los que ahora entramos en las clases no lo vivimos.

Y sin embargo, sí he visto a muchos docentes querer ser los reyes y las reinas de ese pequeño mundo imaginario que es el aula.

Necesitamos un baño de realidad, abandonar juicios y prejuicios y ponernos manos a la obra para restaurar puentes que comuniquen orillas demasiado separadas hoy: los padres y madres y nosotros y nosotras. Podríamos empezar por subrayar y ponderar, cuando nos encontremos con los padres en entrevistas, la parte de verdad que tienen los argumentos que esgrimen. Podemos seguir exponiendo el resultado de la entrevistas como fruto de lo que ambos hemos aportado y de aquello a lo que ambos hemos renunciado.

Y podemos terminar contándolo a los demás compañeros. Y creando espacios para hablar con padres y madres, sin más objetivo que crear complicidades, que tanto ayudan después a solucionar problemas.

Comentarios

  1. Te puedes encontrar a lo largo del tiempo de dedicación a la enseñanza, unos pocos padres no colaboradores o destructores de la labor realizada con sus hijos en el aula.

    La immensa mayoría se pueden integrar en el grupo de colaboradores, es decir, de los que aportan impresiones importantes y con los que se puede llegar a un acuerdo comprometido.

    Y ya está ese pequeño grupo de familias que se pueden colocar en el extremo absoluto de colaboración, sensatez y ternura. Con los que es un gusto colaborar, estoy pensando ahora en 5 familias, de este último año sin ir más lejos, que si tengo que poner una comparación para clasificarlas, sería de esos casos que diagnostica el Dr. House en su serie, no por lo difíciles de tratar, sino por lo difíciles de encontrar.
    Claro que 5 de 18 alumnos es un número
    importante. He estado de suerte verdaderamente, porque dificilmente olvidaré esos ratos de tutoría, con ellos y con sus hijos. Y no penséis que las situaciones tratadas eran "dulces pastelitos".

    Se puede cuando hay calidad, calidez,
    buena voluntad y confianza...por ambas partes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mimarnos

Llevo años pidiendo a los profesores que no confundan el Claustro con la cuadrilla de amigos. Y también, que es necesario tener un amigo, o una amiga, entre los compañeros de trabajo.

Nos sobran malas leches y nos faltan conversaciones, a los profesionales, en las escuelas. ¿Para qué tenemos máquinas de café, en las salas de profes, si no es para hablar, de lo nuestro?


Nos falta la costumbre de cuidarnos. Los unos a los otros. Que "aprender a mimarse entre humanos debería ser una asignatura obligatoria, especialmente entre los que se dedican a actividades de alto riesgo emocional, como la política". Es lo que dice Joan Coscubiela recordando a su grupo parlamentario, en la página 201 de "Empantanados", publicado en Peninsula (Barcelona 2018).

Y como la escuela, digo yo.



Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Hijos del fútbol

Creo que, en lo que se refiere a la última etapa de su corta vida, mi hijo ha aprendido más jugando al fútbol que estudiando. En el equipo que en el instituto. Que su inteligencia espacial tiene más que ver con tirar un pase al hueco por el que iba a aparecer el extremo que con la Educación Plástica y Visual. Que su inteligencia interpersonal tiene más que ver con ser capitán del equipo y tener que tirar de él en el campo que con ser delegado de clase, y por tanto, el que hace algunos recados, porque para eso están los delegados en la ESO. Que su inteligencia intrapersonal ha madurado más yendo de la titularidad al banquillo que con la capacidad para reflexionar que le inculcaron en clase. Que del trabajo en equipo sabe más por tener que defender todos, y todos bien, muriendo en el campo, un empate en inferioridad los últimos diez minutos, que por presentar un trabajo del tema 10 en el que nos repartimos las páginas, cuatro cada uno.

No sé si es un éxito del fútbol o un fracaso de la …