Ir al contenido principal

el paradigma del maestro: el buen rollo con los padres y las madres


Decía Michael Levine que tener un hijo no lo convierte a uno en padre, de la misma manera que tener un piano no lo convierte en pianista.

Es cierto que meten la pata. Y que gastan demasiada energía en el control. Hablaba el otro día Javier Urra de los padres helicóptero, que se pasan el día sobrevolando por encima de los hijos para mantener el control de la situación. De los padres helicóptero son una variedad los padres-a-pie-de-tobogán, cuando los hijos son pequeños y juegan en los parques infantiles, y los padres anti - trauma que tan bonito dibuja Forges, cuando estos van haciéndose mayores.

Pero no podemos encerrarnos los maestros en añorar no se qué momento de la historia en el que recibíamos consideración, sencillamente porque la mayoría de los que ahora entramos en las clases no lo vivimos.

Y sin embargo, sí he visto a muchos docentes querer ser los reyes y las reinas de ese pequeño mundo imaginario que es el aula.

Necesitamos un baño de realidad, abandonar juicios y prejuicios y ponernos manos a la obra para restaurar puentes que comuniquen orillas demasiado separadas hoy: los padres y madres y nosotros y nosotras. Podríamos empezar por subrayar y ponderar, cuando nos encontremos con los padres en entrevistas, la parte de verdad que tienen los argumentos que esgrimen. Podemos seguir exponiendo el resultado de la entrevistas como fruto de lo que ambos hemos aportado y de aquello a lo que ambos hemos renunciado.

Y podemos terminar contándolo a los demás compañeros. Y creando espacios para hablar con padres y madres, sin más objetivo que crear complicidades, que tanto ayudan después a solucionar problemas.

Comentarios

  1. Te puedes encontrar a lo largo del tiempo de dedicación a la enseñanza, unos pocos padres no colaboradores o destructores de la labor realizada con sus hijos en el aula.

    La immensa mayoría se pueden integrar en el grupo de colaboradores, es decir, de los que aportan impresiones importantes y con los que se puede llegar a un acuerdo comprometido.

    Y ya está ese pequeño grupo de familias que se pueden colocar en el extremo absoluto de colaboración, sensatez y ternura. Con los que es un gusto colaborar, estoy pensando ahora en 5 familias, de este último año sin ir más lejos, que si tengo que poner una comparación para clasificarlas, sería de esos casos que diagnostica el Dr. House en su serie, no por lo difíciles de tratar, sino por lo difíciles de encontrar.
    Claro que 5 de 18 alumnos es un número
    importante. He estado de suerte verdaderamente, porque dificilmente olvidaré esos ratos de tutoría, con ellos y con sus hijos. Y no penséis que las situaciones tratadas eran "dulces pastelitos".

    Se puede cuando hay calidad, calidez,
    buena voluntad y confianza...por ambas partes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Nos educaron unos enfermos

Estudié la EGB entre la Escuela Parroquial de San Vicente Mártir, en Bilbao, y los Salesianos de Deusto. La mitad en un sitio y la otra mitad en el otro. Entre septiembre de 1970 y junio de 1978.

Muchos de los que me educaron eran unos enfermos.

Me dieron hostias como panes. Aunque muchas menos que a mis compañeros que iban mal en los estudios, o que no estudiaban.

Golpear no formaba parte de las rutinas diarias. Golpear era el sistema que empleaban. Y quienes enseñaban y aprendían (?) allá, lo integraban. Aquellos, como necesario. Estos, como normal.

Luego blanqueé aquellas barbaridades. Para subrayar la tesis de que los padres y madres, ahora, protegen en exceso a los hijos, recurrí a aquello de que "antes, si venías diciendo que te había pegado el profesor, tu padre te pegaba otra vez". Siento vergüenza por la pobreza del argumento, por las veces que lo he utilizado y por las veces que lo he escuchado sin rebatirlo.

No sé si es verdad que olvidamos lo que nos hace daño re…

Las creencias, o el mar congelado que tenemos dentro

Los profesores tienen que leer. Leer mucho. Miles de páginas al año. De libros y de revistas y de periódicos. Si quieren enseñar el mundo, claro. Si no, basta con que lean los exámenes de sus alumnos y los e-mails del correo interno del Colegio.

Yo animo a leer, a ser posible, páginas que contengan ideas diferentes a las de uno.

Primero, porque los profesores son los que tienen que enseñar a cuestionar las creencias, y conviene empezar por uno mismo.

Y segundo, para poder pensar. Pensar es eso tan saludable que retrasa el envejecimiento mental y a la vez te aleja de los extremos, donde habitan los que piensan poco, o piensan solo de lo suyo.

Steiner (Lenguaje y silencio: Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano, Barcelona, Gedisa, 2013) cita a Kafka: "si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara en el cráneo, ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera nec…