Ir al contenido principal

el paradigma del maestro: el buen rollo con los padres y las madres


Decía Michael Levine que tener un hijo no lo convierte a uno en padre, de la misma manera que tener un piano no lo convierte en pianista.

Es cierto que meten la pata. Y que gastan demasiada energía en el control. Hablaba el otro día Javier Urra de los padres helicóptero, que se pasan el día sobrevolando por encima de los hijos para mantener el control de la situación. De los padres helicóptero son una variedad los padres-a-pie-de-tobogán, cuando los hijos son pequeños y juegan en los parques infantiles, y los padres anti - trauma que tan bonito dibuja Forges, cuando estos van haciéndose mayores.

Pero no podemos encerrarnos los maestros en añorar no se qué momento de la historia en el que recibíamos consideración, sencillamente porque la mayoría de los que ahora entramos en las clases no lo vivimos.

Y sin embargo, sí he visto a muchos docentes querer ser los reyes y las reinas de ese pequeño mundo imaginario que es el aula.

Necesitamos un baño de realidad, abandonar juicios y prejuicios y ponernos manos a la obra para restaurar puentes que comuniquen orillas demasiado separadas hoy: los padres y madres y nosotros y nosotras. Podríamos empezar por subrayar y ponderar, cuando nos encontremos con los padres en entrevistas, la parte de verdad que tienen los argumentos que esgrimen. Podemos seguir exponiendo el resultado de la entrevistas como fruto de lo que ambos hemos aportado y de aquello a lo que ambos hemos renunciado.

Y podemos terminar contándolo a los demás compañeros. Y creando espacios para hablar con padres y madres, sin más objetivo que crear complicidades, que tanto ayudan después a solucionar problemas.

Comentarios

  1. Te puedes encontrar a lo largo del tiempo de dedicación a la enseñanza, unos pocos padres no colaboradores o destructores de la labor realizada con sus hijos en el aula.

    La immensa mayoría se pueden integrar en el grupo de colaboradores, es decir, de los que aportan impresiones importantes y con los que se puede llegar a un acuerdo comprometido.

    Y ya está ese pequeño grupo de familias que se pueden colocar en el extremo absoluto de colaboración, sensatez y ternura. Con los que es un gusto colaborar, estoy pensando ahora en 5 familias, de este último año sin ir más lejos, que si tengo que poner una comparación para clasificarlas, sería de esos casos que diagnostica el Dr. House en su serie, no por lo difíciles de tratar, sino por lo difíciles de encontrar.
    Claro que 5 de 18 alumnos es un número
    importante. He estado de suerte verdaderamente, porque dificilmente olvidaré esos ratos de tutoría, con ellos y con sus hijos. Y no penséis que las situaciones tratadas eran "dulces pastelitos".

    Se puede cuando hay calidad, calidez,
    buena voluntad y confianza...por ambas partes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")