Ir al contenido principal

A vueltas con los siglos

Dice Andreas Schleicher, este alemán que coordina para la OCDE los informes PISA y TALIS (de los que tantos hablan y tan pocos leen), que tenemos en España "alumnos del siglo XXI, con profesores del siglo XX y escuelas del siglo XIX".

Son las seis de la mañana, y en lugar de volver a la cama a esperar la muerte, venga del siglo que venga, decido volver a la cocina, preparar otro café y reflexionar sobre la frase en cuestión. Vuelvo enseguida.

(pausa para preparar el café)

Creo que si verdaderamente fuera importante, la sociedad reservaría a los mejores para convertirlos en profesores. Y estos serían felices contagiando a otros, alumnos y profesores, su pasión por hacer del aula el sitio donde se juega en cada minuto el futuro de esa pequeña parte de la humanidad que nos ha sido confiada.

Como no es así, porque en este rollo estamos muchos por casualidad, o mientras nos sale algo mejor, o porque no nos queda otros remedio, como nos hemos atornillado al método del año en que nos contrataron, entonces gana siempre la rutina, el programa-programa-programa, el hablar (nosotros) para que escuchen (si están), el raca-raca contra la dirección (ahí os querría yo ver), contra el alumno (Dios nos libre de los profesores - jueces) y contra su madre (la que lo parió u otra a la que la vida haya colocado en esa tesitura).

Y nos ganamos el juicio que nos dieron.

Y solo queda salvarse. Y estudiar. Todos los días. Porque el profesor que no se enfrenta cada día a los problemas con los que confronta a sus alumnos en el aula, no puede enseñar.

Comentarios

  1. Pedro tu eres un gran profesor, doy fe de ello, y me enorgullezco de haber sido alumna tuya, si cuándo termine la carrera decido ejercer de profesora no voy a olvidar estas reflexiones que haces.

    ResponderEliminar
  2. Pero todo hay que decirlo, también los alumnos del siglo XXI, tienen la mayoría de ellos, la mala costumbre de no estudiar al día los temas que salen en clase. Y por mucho que los profesores los lleven trabajados, la escuela se mantiene en el siglo XIX hasta los días previos a los exámenes, que aunque ya es un poco tarde, por unos días, todo parece estar en el siglo correspondiente.

    ¡Pero que poco dura!

    Porque nada más acabarlos, el alumno pasa al siglo XIX del desgaste concentrado; el profesor pasa al XXI después de ver los resultados y los padres, nacidos en el siglo XX, discuten con los unos y con los otros.

    En el fondo, es cierto, es un problema de convergencia.

    ResponderEliminar
  3. Y nos queda también ser felices aprendiendo y enseñando. Porque el profesor que, a pesar de las dificultades y desánimos y cansancios, no disfruta educando, no puede enseñar.

    ResponderEliminar
  4. Sólo quien cree de veras que le queda mucho por aprender puede enseñar. De la misma manera que quien duda suele estar más cerca de la verdad que aquel al que le sobran certezas.

    Y pese a que los tiempos del pizarrín han quedado atrás y haya que actualizarse, lo que nunca resultará trasnochado es un profesor que cree en lo que hace y se le note que es así.

    ResponderEliminar
  5. Pedro a ver si podeis pasar esto entre los alumnos; http://navidadsolidaria09.blogspot.com

    o por lo menos el mensaje de que hay más navidad detrás del Olentzero y Reyes. ¡Los voluntarios serán bien recibidos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Nos educaron unos enfermos

Estudié la EGB entre la Escuela Parroquial de San Vicente Mártir, en Bilbao, y los Salesianos de Deusto. La mitad en un sitio y la otra mitad en el otro. Entre septiembre de 1970 y junio de 1978.

Muchos de los que me educaron eran unos enfermos.

Me dieron hostias como panes. Aunque muchas menos que a mis compañeros que iban mal en los estudios, o que no estudiaban.

Golpear no formaba parte de las rutinas diarias. Golpear era el sistema que empleaban. Y quienes enseñaban y aprendían (?) allá, lo integraban. Aquellos, como necesario. Estos, como normal.

Luego blanqueé aquellas barbaridades. Para subrayar la tesis de que los padres y madres, ahora, protegen en exceso a los hijos, recurrí a aquello de que "antes, si venías diciendo que te había pegado el profesor, tu padre te pegaba otra vez". Siento vergüenza por la pobreza del argumento, por las veces que lo he utilizado y por las veces que lo he escuchado sin rebatirlo.

No sé si es verdad que olvidamos lo que nos hace daño re…

Las creencias, o el mar congelado que tenemos dentro

Los profesores tienen que leer. Leer mucho. Miles de páginas al año. De libros y de revistas y de periódicos. Si quieren enseñar el mundo, claro. Si no, basta con que lean los exámenes de sus alumnos y los e-mails del correo interno del Colegio.

Yo animo a leer, a ser posible, páginas que contengan ideas diferentes a las de uno.

Primero, porque los profesores son los que tienen que enseñar a cuestionar las creencias, y conviene empezar por uno mismo.

Y segundo, para poder pensar. Pensar es eso tan saludable que retrasa el envejecimiento mental y a la vez te aleja de los extremos, donde habitan los que piensan poco, o piensan solo de lo suyo.

Steiner (Lenguaje y silencio: Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano, Barcelona, Gedisa, 2013) cita a Kafka: "si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara en el cráneo, ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera nec…