Ir al contenido principal

A vueltas con los siglos

Dice Andreas Schleicher, este alemán que coordina para la OCDE los informes PISA y TALIS (de los que tantos hablan y tan pocos leen), que tenemos en España "alumnos del siglo XXI, con profesores del siglo XX y escuelas del siglo XIX".

Son las seis de la mañana, y en lugar de volver a la cama a esperar la muerte, venga del siglo que venga, decido volver a la cocina, preparar otro café y reflexionar sobre la frase en cuestión. Vuelvo enseguida.

(pausa para preparar el café)

Creo que si verdaderamente fuera importante, la sociedad reservaría a los mejores para convertirlos en profesores. Y estos serían felices contagiando a otros, alumnos y profesores, su pasión por hacer del aula el sitio donde se juega en cada minuto el futuro de esa pequeña parte de la humanidad que nos ha sido confiada.

Como no es así, porque en este rollo estamos muchos por casualidad, o mientras nos sale algo mejor, o porque no nos queda otros remedio, como nos hemos atornillado al método del año en que nos contrataron, entonces gana siempre la rutina, el programa-programa-programa, el hablar (nosotros) para que escuchen (si están), el raca-raca contra la dirección (ahí os querría yo ver), contra el alumno (Dios nos libre de los profesores - jueces) y contra su madre (la que lo parió u otra a la que la vida haya colocado en esa tesitura).

Y nos ganamos el juicio que nos dieron.

Y solo queda salvarse. Y estudiar. Todos los días. Porque el profesor que no se enfrenta cada día a los problemas con los que confronta a sus alumnos en el aula, no puede enseñar.

Comentarios

  1. Pedro tu eres un gran profesor, doy fe de ello, y me enorgullezco de haber sido alumna tuya, si cuándo termine la carrera decido ejercer de profesora no voy a olvidar estas reflexiones que haces.

    ResponderEliminar
  2. Pero todo hay que decirlo, también los alumnos del siglo XXI, tienen la mayoría de ellos, la mala costumbre de no estudiar al día los temas que salen en clase. Y por mucho que los profesores los lleven trabajados, la escuela se mantiene en el siglo XIX hasta los días previos a los exámenes, que aunque ya es un poco tarde, por unos días, todo parece estar en el siglo correspondiente.

    ¡Pero que poco dura!

    Porque nada más acabarlos, el alumno pasa al siglo XIX del desgaste concentrado; el profesor pasa al XXI después de ver los resultados y los padres, nacidos en el siglo XX, discuten con los unos y con los otros.

    En el fondo, es cierto, es un problema de convergencia.

    ResponderEliminar
  3. Y nos queda también ser felices aprendiendo y enseñando. Porque el profesor que, a pesar de las dificultades y desánimos y cansancios, no disfruta educando, no puede enseñar.

    ResponderEliminar
  4. Sólo quien cree de veras que le queda mucho por aprender puede enseñar. De la misma manera que quien duda suele estar más cerca de la verdad que aquel al que le sobran certezas.

    Y pese a que los tiempos del pizarrín han quedado atrás y haya que actualizarse, lo que nunca resultará trasnochado es un profesor que cree en lo que hace y se le note que es así.

    ResponderEliminar
  5. Pedro a ver si podeis pasar esto entre los alumnos; http://navidadsolidaria09.blogspot.com

    o por lo menos el mensaje de que hay más navidad detrás del Olentzero y Reyes. ¡Los voluntarios serán bien recibidos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

El reconocimiento a los maestros

Una vez mi hijo se presentó a una carrera infantil popular. Ganó, y le dieron un premio. Y al que llegó segundo, otro premio, igual, y al que llegó tercero, también, y al cuarto, y al quinto, y al vigesimosegundo, y a todos. El mismo regalo a todos. Mi hijo se fue a casa con cara de no entender muy bien el asunto.

Entre las estupideces que he oído estos días en las tertulias de la Radio comentando el Informe Pisa, hubo una que me llamó especialmente la atención. Era la de un señor que decía que el problema de la educación en España estribaba en que no se reconocía el trabajo de los profesores.

Si la profesión docente tuviera un mayor reconocimiento social, nos iría mejor, sin duda. Nos iría mejor a los profesores, pero sobre todo, le iría mejor a la educación y a todos los que educan, que somos todos.

Pero como se lleven el reconocimiento, y digan que con él se premia su trabajo de tantos años, los profesores que se esconden detrás del programa, mal. Los profesores que van a su bola, …