Ir al contenido principal

el encantador de palabras

Dice Gustavo Martín Garzo (Noche de Reyes, El País de 3 de enero de 2010) que es inevitable, que siempre nos vamos tras los que tienen historias que contar, que los libros están llenos de personajes que se van detrás de alguien con la esperanza de escuchar de sus labios historias, como Sancho con Don Quijote, para oirle hablar de caballeros enamorados y ríos llenos de miel, porque quiere vivir en un mundo lleno de nobleza, dignidad y alegres desatinos.

Tengo para mí que esa es la tarea del profesor en el aula. Tenga el discente tres años o treinta y tres. Se que hay quien dice que no, que en el aula debe reinar la razón, con un reinado como el del rey sol. Pero es que no, que la razón no es más que un principe heredero, que debe esperar pacientemente su turno, detrás de las historias que cuentan los domadores de palabras.

Una vez empecé la clase de Filosofía en 2º de Bachillerato diciendo que hoy os voy a contar un cuento. A medida que leía, los cuerpos de los alumnos, sobre todo sus manos, adoptaron formas que nunca antes había visto, y sus caras gestos nuevos, que recordaban lo cerca que estaban de la infancia, de la que no habían terminado de irse del todo. Me enseñaron que el aula es un tiempo y un lugar de encantamiento, y que cuando ocurre, el mar de sus conciencias está tranquilo, y se puede nadar en él, creando surcos que tardan años, miles de años, en desaparecer del todo.

Comentarios

  1. ¡Qué bonito!

    Nunca olvidaré a un gran maestro, con quien tuve la gran suerte de compartir unos cuantos años de profesón: José Luis Malillos.

    Era el profesor de Latín, pero además, todo un encantador de palabras.

    En cierta ocasión, siendo yo tutora de un curso de quinceañeros -todavía la play no estaba de moda, pero las maquinitas ya llevaban tiempo enganchando al personal-, les reté a que iban a ser capaces de escuchar durante un rato a alguien que les iba a contar un cuento. Obviamente hubo risas, pero no claudiqué. ´

    Con una dosis alta de recelo -aunque educados- escucharon mi presentación de José Luis, y un poco avergonzados por la "chiquillada" por la que les hacía pasar la tutora, empezaron a escuchar lo que este gran maestro les contaba.

    La magia se fue apoderando del momento y las caras dejaron de fingir para mostrar su auténtica verdad: el niño que llevaban dentro.

    Cuando "Los músicos de Bremen" llegaron a su fin, nadie se movió ni dijo nada; estaban como si una varita mágica los hubiera encantado. Tras ese primer instante, alguien comenzó a aplaudir y el resto se sumó al gesto.

    ResponderEliminar
  2. Los maestros tenemos pocas compensaciones de las inmediatas, descontando el sueldo, que esta empresa paga religiosamente. Pero cuando después de unos minutos te callas y escuchas el silencio... Entonces eres feliz.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")