Ir al contenido principal

Aprender en los bares

Dice Maruja Torres que ella aprende mucho en los bares que frecuenta de la gente que allí conoce. También dice que no recuerda, de los tiempos en que era niña y estaba en edad de adquirir conocimientos, a nadie que le enseñara nada que hoy pueda recordar, ni en la casa ni en la escuela ni en la iglesia. Nada ni nadie, ni entre la tripulación ni entre el pasaje.

No es malo aprender en los bares. Ni en los mercadillos. Ni en las oficinas de Correos. Yo también frecuento lugares públicos con el ansia de aprender a flor de piel.

Lo terrible es no aprender en la escuela. Nada que se pueda recordar al cabo de unos años. Lo digo porque aun estamos a tiempo de corregir si algo estamos haciendo mal.

Comentarios

  1. De todas las formas hay gente derrotista.
    Sin término medio al juzgar.
    Se puede entender que no haya aprendido nada que le resultara de interés especial. Los profesores no seremos todos de una pedagogía tan atrayente como para encandilar
    siempre a los alumnos, pero somos personas que transmitimos cierta información y la mayoría de las veces con ilusión y cariño hacia la materia que damos. Que nadie de la escuela le haya aportado nada, es valorar en tan poco el contacto con sus educadores, que me suena a desagradecimiento, o a falta de memoria o a exigencia
    en demasía.

    Sería como si recibiese de sus lectores que nunca a ninguno le ha tocado la vena sensible con algún escrito suyo. Lo que me parece imposible.

    ResponderEliminar
  2. Me parece imposible pasar por una etapa sin haber aprendido absolutamente nada. Cierto es que ella matiza, diciendo que no ha aprendido de nadie de quienes formaron parte del paisaje de su infancia. Sigo sin entenderlo.

    Si a lo que se refiere es a que aprender, es un hecho solitario, de acuerdo. Es uno el que que aprehende aquello que va modelando su ser, y a base de ir construyendo, peldaño a peldaño, se va creciendo en el aprendizaje. ¿Cuántos peldaños le faltan a esta mujer, si no aprendió nada ni en casa, ni en la iglesia ni en la escuela...? Pienso que se le ha ido la mano en la afirmación. ¿habría sido la misma, sin pasar por este o aquel escenario? Debería darle una vuelta a sus declaraciones.

    Para bien o para mal, influimos en aquellos que nos rodean y se quedan con cosas de nuestro decir o hacer; para bien o para mal. Tenemos una gran responsabilidad los que nos movemos por las aulas entre edades en las que uno es una auténtica esponja. Según como nos vean, podemos hacer crecer en ellos el escepticismo y convertirlos en desengañados que dirán que en esos momentos de su existencia, no aprendieron nada, porque no les gusta lo que de ellos les ha quedado. Quizás es lo que le ha pasado a Maruja Torres; o puede que de lo que se trate sea, de una falta de memoria.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

El reconocimiento a los maestros

Una vez mi hijo se presentó a una carrera infantil popular. Ganó, y le dieron un premio. Y al que llegó segundo, otro premio, igual, y al que llegó tercero, también, y al cuarto, y al quinto, y al vigesimosegundo, y a todos. El mismo regalo a todos. Mi hijo se fue a casa con cara de no entender muy bien el asunto.

Entre las estupideces que he oído estos días en las tertulias de la Radio comentando el Informe Pisa, hubo una que me llamó especialmente la atención. Era la de un señor que decía que el problema de la educación en España estribaba en que no se reconocía el trabajo de los profesores.

Si la profesión docente tuviera un mayor reconocimiento social, nos iría mejor, sin duda. Nos iría mejor a los profesores, pero sobre todo, le iría mejor a la educación y a todos los que educan, que somos todos.

Pero como se lleven el reconocimiento, y digan que con él se premia su trabajo de tantos años, los profesores que se esconden detrás del programa, mal. Los profesores que van a su bola, …