Ir al contenido principal

Aprender en los bares

Dice Maruja Torres que ella aprende mucho en los bares que frecuenta de la gente que allí conoce. También dice que no recuerda, de los tiempos en que era niña y estaba en edad de adquirir conocimientos, a nadie que le enseñara nada que hoy pueda recordar, ni en la casa ni en la escuela ni en la iglesia. Nada ni nadie, ni entre la tripulación ni entre el pasaje.

No es malo aprender en los bares. Ni en los mercadillos. Ni en las oficinas de Correos. Yo también frecuento lugares públicos con el ansia de aprender a flor de piel.

Lo terrible es no aprender en la escuela. Nada que se pueda recordar al cabo de unos años. Lo digo porque aun estamos a tiempo de corregir si algo estamos haciendo mal.

Comentarios

  1. De todas las formas hay gente derrotista.
    Sin término medio al juzgar.
    Se puede entender que no haya aprendido nada que le resultara de interés especial. Los profesores no seremos todos de una pedagogía tan atrayente como para encandilar
    siempre a los alumnos, pero somos personas que transmitimos cierta información y la mayoría de las veces con ilusión y cariño hacia la materia que damos. Que nadie de la escuela le haya aportado nada, es valorar en tan poco el contacto con sus educadores, que me suena a desagradecimiento, o a falta de memoria o a exigencia
    en demasía.

    Sería como si recibiese de sus lectores que nunca a ninguno le ha tocado la vena sensible con algún escrito suyo. Lo que me parece imposible.

    ResponderEliminar
  2. Me parece imposible pasar por una etapa sin haber aprendido absolutamente nada. Cierto es que ella matiza, diciendo que no ha aprendido de nadie de quienes formaron parte del paisaje de su infancia. Sigo sin entenderlo.

    Si a lo que se refiere es a que aprender, es un hecho solitario, de acuerdo. Es uno el que que aprehende aquello que va modelando su ser, y a base de ir construyendo, peldaño a peldaño, se va creciendo en el aprendizaje. ¿Cuántos peldaños le faltan a esta mujer, si no aprendió nada ni en casa, ni en la iglesia ni en la escuela...? Pienso que se le ha ido la mano en la afirmación. ¿habría sido la misma, sin pasar por este o aquel escenario? Debería darle una vuelta a sus declaraciones.

    Para bien o para mal, influimos en aquellos que nos rodean y se quedan con cosas de nuestro decir o hacer; para bien o para mal. Tenemos una gran responsabilidad los que nos movemos por las aulas entre edades en las que uno es una auténtica esponja. Según como nos vean, podemos hacer crecer en ellos el escepticismo y convertirlos en desengañados que dirán que en esos momentos de su existencia, no aprendieron nada, porque no les gusta lo que de ellos les ha quedado. Quizás es lo que le ha pasado a Maruja Torres; o puede que de lo que se trate sea, de una falta de memoria.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Nos educaron unos enfermos

Estudié la EGB entre la Escuela Parroquial de San Vicente Mártir, en Bilbao, y los Salesianos de Deusto. La mitad en un sitio y la otra mitad en el otro. Entre septiembre de 1970 y junio de 1978.

Muchos de los que me educaron eran unos enfermos.

Me dieron hostias como panes. Aunque muchas menos que a mis compañeros que iban mal en los estudios, o que no estudiaban.

Golpear no formaba parte de las rutinas diarias. Golpear era el sistema que empleaban. Y quienes enseñaban y aprendían (?) allá, lo integraban. Aquellos, como necesario. Estos, como normal.

Luego blanqueé aquellas barbaridades. Para subrayar la tesis de que los padres y madres, ahora, protegen en exceso a los hijos, recurrí a aquello de que "antes, si venías diciendo que te había pegado el profesor, tu padre te pegaba otra vez". Siento vergüenza por la pobreza del argumento, por las veces que lo he utilizado y por las veces que lo he escuchado sin rebatirlo.

No sé si es verdad que olvidamos lo que nos hace daño re…

Las creencias, o el mar congelado que tenemos dentro

Los profesores tienen que leer. Leer mucho. Miles de páginas al año. De libros y de revistas y de periódicos. Si quieren enseñar el mundo, claro. Si no, basta con que lean los exámenes de sus alumnos y los e-mails del correo interno del Colegio.

Yo animo a leer, a ser posible, páginas que contengan ideas diferentes a las de uno.

Primero, porque los profesores son los que tienen que enseñar a cuestionar las creencias, y conviene empezar por uno mismo.

Y segundo, para poder pensar. Pensar es eso tan saludable que retrasa el envejecimiento mental y a la vez te aleja de los extremos, donde habitan los que piensan poco, o piensan solo de lo suyo.

Steiner (Lenguaje y silencio: Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano, Barcelona, Gedisa, 2013) cita a Kafka: "si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara en el cráneo, ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera nec…