Ir al contenido principal

Gaizka Toquero


No voy a explicar por qué Gaizka Toquero es mejor futbolista que Cristiano Ronaldo, porque sabiendo como sabéis que soy de Bilbao y socio del Athletic, los comentarios serían del tipo "es divertido pero te ciega la pasión", o cosas así. Voy a explicar por qué llevo a mis hijos al fútbol a ver a Toquero.

Todos sabéis que hay futbolistas polivalentes, que pueden jugar en distintos puestos rindiendo a la perfección. Hay muchos jugadores polivalentes (yo le vi una vez a Eto´o jugar de portero en San Mamés). Pero está al alcance de muy pocos estar en varios sitios del campo a la vez, como hace Toquero. Y les digo a mis hijos que cuando trabajen lo hagan así, de manera que los demás, sus compañeros, estén donde estén, siempre los sientan cerca.

Hay una segunda razón, que tiene que ver con el carácter. Toquero no se enfada nunca. Ni con sus compañeros cuando no le pasan ni con los contrarios cuando le dan patadas. Y así nunca se descentra, ni se despista en el trabajo, ni gasta un gramo de energía en cosas absurdas, que no tienen compensación. Les digo a mis hijos que cuando trabajen hagan así, que no se enfaden, que es una cosa de lo más inútil.

Y aún un tercer motivo: vive como un regalo ser titular y no se enfada cuando es suplente. Y yo les digo a mis hijos que cuando trabajen hagan así: si les toca estar en primera fila, que les reconozcan y que les digan lo bien que lo hacen, estupendo. Y si les toca no aparecer, que sigan trabajando para obtener mañana la compensación buscada.

Y el cuarto: es normal. A veces juega bien y a veces mal. Ni se engríe cuando lo primero ni se hunde cuando lo segundo. Y esto es cada vez más raro. Y yo les digo a mis hijos que cuando trabajen hagan así, que en los días buenos y en los días malos no pierdan nunca la sonrisa, ni aunque se queden calvos prematuramente.

Y es que yo creo que a mis hijos, como a los de todos, les hacen falta modelos. De personas, no de futbolistas. Si quisiera esto último les pasaría a todas horas vídeos de Cristiano Ronaldo. Pero me saldrían raros. Y querrían botas caras y peinarse de manera extraña.


Comentarios

  1. Además, ocurre con Toquero, que es un modelo alcanzable. No porque le quiera quitar mérito de todos los extraordinarios valores que has comentado que tiene, sino porque además toda sus valía se basa en salir al campo a darlo todo: todo lo que es capaz y con toda la energía que tiene.

    Entonces, no parecía esperar de él grandes acciones, porque no poseía una cualidad inmejorable como delantero. Pero ha resultado ser tan importante para el conjunto rojiblanco, porque no deja jamás de hacer todo lo que puede al máximo de sus fuerzas.

    A mi me parece que por eso es GRANDE, no por una cualidad innata: técnica dando al balón, olfato de gol, rapidez, etc.. , QUE SI LA TIENES TE SALE; sino porque no teniendo nada específico de esos aspectos, SACA TODO LO QUE PUEDE DAR, con fervor, con voluntad, con ahínco, con ilusión, haciendo equipo, sin vanidad, volcándose y es, en cada partido: UN FIGURA, UN CASTA, UN TXIRENE que nos emociona a todos con su trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Esto también me sugiere que, cuando alguien cree en tí, te creces; puede que así le haya pasado a Toquero.
    Es importante que un educador crea en aquellos que tiene ante él para acompañar su crecimiento, de no ser así, hace el efecto contrario.

    Y me sugiere también que, alguna referencia que ha merecido la pena ha debido tener Toquero para ser como es; seguro que en casa está parte de "la culpa"
    Es importante que un educador sea consciente de lo importante de su hacer, más que de su decir; y es que, a veces, una cosa contradice a la otra, y así no se puede educar.

    ResponderEliminar
  3. Creo que la opinión de Gaizka Toquero es correcta. Ganar o perder es una característica estándar. Tenemos que ser tratado con un sentido de equilibrio como un atleta. Gaizka Toquero Athletic de Bilbao, ha creado una gran cantidad de brillante como el Athletic de Bilbao. Se debe recordar cada fan.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")