Ir al contenido principal

Gaizka Toquero


No voy a explicar por qué Gaizka Toquero es mejor futbolista que Cristiano Ronaldo, porque sabiendo como sabéis que soy de Bilbao y socio del Athletic, los comentarios serían del tipo "es divertido pero te ciega la pasión", o cosas así. Voy a explicar por qué llevo a mis hijos al fútbol a ver a Toquero.

Todos sabéis que hay futbolistas polivalentes, que pueden jugar en distintos puestos rindiendo a la perfección. Hay muchos jugadores polivalentes (yo le vi una vez a Eto´o jugar de portero en San Mamés). Pero está al alcance de muy pocos estar en varios sitios del campo a la vez, como hace Toquero. Y les digo a mis hijos que cuando trabajen lo hagan así, de manera que los demás, sus compañeros, estén donde estén, siempre los sientan cerca.

Hay una segunda razón, que tiene que ver con el carácter. Toquero no se enfada nunca. Ni con sus compañeros cuando no le pasan ni con los contrarios cuando le dan patadas. Y así nunca se descentra, ni se despista en el trabajo, ni gasta un gramo de energía en cosas absurdas, que no tienen compensación. Les digo a mis hijos que cuando trabajen hagan así, que no se enfaden, que es una cosa de lo más inútil.

Y aún un tercer motivo: vive como un regalo ser titular y no se enfada cuando es suplente. Y yo les digo a mis hijos que cuando trabajen hagan así: si les toca estar en primera fila, que les reconozcan y que les digan lo bien que lo hacen, estupendo. Y si les toca no aparecer, que sigan trabajando para obtener mañana la compensación buscada.

Y el cuarto: es normal. A veces juega bien y a veces mal. Ni se engríe cuando lo primero ni se hunde cuando lo segundo. Y esto es cada vez más raro. Y yo les digo a mis hijos que cuando trabajen hagan así, que en los días buenos y en los días malos no pierdan nunca la sonrisa, ni aunque se queden calvos prematuramente.

Y es que yo creo que a mis hijos, como a los de todos, les hacen falta modelos. De personas, no de futbolistas. Si quisiera esto último les pasaría a todas horas vídeos de Cristiano Ronaldo. Pero me saldrían raros. Y querrían botas caras y peinarse de manera extraña.


Comentarios

  1. Además, ocurre con Toquero, que es un modelo alcanzable. No porque le quiera quitar mérito de todos los extraordinarios valores que has comentado que tiene, sino porque además toda sus valía se basa en salir al campo a darlo todo: todo lo que es capaz y con toda la energía que tiene.

    Entonces, no parecía esperar de él grandes acciones, porque no poseía una cualidad inmejorable como delantero. Pero ha resultado ser tan importante para el conjunto rojiblanco, porque no deja jamás de hacer todo lo que puede al máximo de sus fuerzas.

    A mi me parece que por eso es GRANDE, no por una cualidad innata: técnica dando al balón, olfato de gol, rapidez, etc.. , QUE SI LA TIENES TE SALE; sino porque no teniendo nada específico de esos aspectos, SACA TODO LO QUE PUEDE DAR, con fervor, con voluntad, con ahínco, con ilusión, haciendo equipo, sin vanidad, volcándose y es, en cada partido: UN FIGURA, UN CASTA, UN TXIRENE que nos emociona a todos con su trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Esto también me sugiere que, cuando alguien cree en tí, te creces; puede que así le haya pasado a Toquero.
    Es importante que un educador crea en aquellos que tiene ante él para acompañar su crecimiento, de no ser así, hace el efecto contrario.

    Y me sugiere también que, alguna referencia que ha merecido la pena ha debido tener Toquero para ser como es; seguro que en casa está parte de "la culpa"
    Es importante que un educador sea consciente de lo importante de su hacer, más que de su decir; y es que, a veces, una cosa contradice a la otra, y así no se puede educar.

    ResponderEliminar
  3. Creo que la opinión de Gaizka Toquero es correcta. Ganar o perder es una característica estándar. Tenemos que ser tratado con un sentido de equilibrio como un atleta. Gaizka Toquero Athletic de Bilbao, ha creado una gran cantidad de brillante como el Athletic de Bilbao. Se debe recordar cada fan.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Nos educaron unos enfermos

Estudié la EGB entre la Escuela Parroquial de San Vicente Mártir, en Bilbao, y los Salesianos de Deusto. La mitad en un sitio y la otra mitad en el otro. Entre septiembre de 1970 y junio de 1978.

Muchos de los que me educaron eran unos enfermos.

Me dieron hostias como panes. Aunque muchas menos que a mis compañeros que iban mal en los estudios, o que no estudiaban.

Golpear no formaba parte de las rutinas diarias. Golpear era el sistema que empleaban. Y quienes enseñaban y aprendían (?) allá, lo integraban. Aquellos, como necesario. Estos, como normal.

Luego blanqueé aquellas barbaridades. Para subrayar la tesis de que los padres y madres, ahora, protegen en exceso a los hijos, recurrí a aquello de que "antes, si venías diciendo que te había pegado el profesor, tu padre te pegaba otra vez". Siento vergüenza por la pobreza del argumento, por las veces que lo he utilizado y por las veces que lo he escuchado sin rebatirlo.

No sé si es verdad que olvidamos lo que nos hace daño re…

Las creencias, o el mar congelado que tenemos dentro

Los profesores tienen que leer. Leer mucho. Miles de páginas al año. De libros y de revistas y de periódicos. Si quieren enseñar el mundo, claro. Si no, basta con que lean los exámenes de sus alumnos y los e-mails del correo interno del Colegio.

Yo animo a leer, a ser posible, páginas que contengan ideas diferentes a las de uno.

Primero, porque los profesores son los que tienen que enseñar a cuestionar las creencias, y conviene empezar por uno mismo.

Y segundo, para poder pensar. Pensar es eso tan saludable que retrasa el envejecimiento mental y a la vez te aleja de los extremos, donde habitan los que piensan poco, o piensan solo de lo suyo.

Steiner (Lenguaje y silencio: Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano, Barcelona, Gedisa, 2013) cita a Kafka: "si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara en el cráneo, ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera nec…