Ir al contenido principal

el placer de leer


De los libros que leí en el Instituto no guardo ningún buen recuerdo. Sobre todo de aquel "Tiempo de silencio", de Luis Martín Santos, que no conseguí entender. Desde entonces he opinado que los curriculum de Literatura los ideaba el enemigo.

Tengo que decir que tampoco yo sé cuál es la solución, ni cómo se hace para que los adolescentes descubran placer en la lectura. Hace unos meses, cuando leían "Si esto es un hombre", de Primo Levi, se quejaban de que era un rollo, porque tenía mazo palabras en alemán.

Rosa Montero resume bien en este artículo esa desazón.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Yo pienso que a cada uno le llegará su momento; que de leer no se va a dejar.

    Cierto es, que hoy disponen de otros entretenimientos que requieren menos esfuerzo, pero leerán; no todos, obviamente, pero muchos, en el futuro, leerán.

    Yo leía "tebeos",desspués pasé a las colecciones de misterio (los cinco..., Fatty, Meg...) ¿Os suenan? Más tarde llegaron aquellos libros de "colección Hustorias", que te contaban las cosas de dos maneras: una, a lo libro tradicional, y otra mediante viñetas, en la que te lo contaban de forma dialogada y mucho más breve, por supuesto, yo siempre recurría a los "santos".

    Tuvieron que llegar unas anginas rebeldes, un otorrino lanzado que me extirpara las amígdalas y una convalecencia un poco más larga de lo esperado, para que las viñetas se terminaran y me diera cuenta que "el rollo" de letra era mucho mejor que los dibujos con "bocadillo". Me llegó el momento.

    Después descubrí Perarl S Buck..., y hasta hoy.

    Ya les llegará.

    Ah! Hoy, sí leo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")