Ir al contenido principal

Reinvindicación de la autoevaluación

Yo creo que a los profesores nos iría mejor si dedicáramos tiempo a auto - evaluarnos de vez en cuando. Pero la verdad es que nos cuesta hacer cosas tan in - útiles

Con bastante gracia, Joan Vaello nos habla en su magnífico libro “El profesor emocionalmente competente” de la existencia entre nosotros de los llamados “profesores – manguera”. Se trata de aquellos que “desde una posición de superioridad, piensan que lo hacen muy bien, que ya saben demasiado y que nadie tiene nada que enseñarles, despreciando cualquier aportación ajena”. También es cierto que a su lado, compartiendo el mismo trabajo y peleando por el mismo proyecto educativo, están los “profesores - esponja”, esos que desde el reconocimiento de que no lo saben todo y de que les queda un largo camino por delante, se dejan la piel buscando formación (siempre me acuerdo de Jose Manuel, cuando se despedía de mí en junio pidiéndome algo bueno para leer ese verano).

Pues bien, hay tantos “profesores – manguera”, o tantos profesores que comparten con ellos alguna de sus características, que no es raro encontrarnos con esta pega: la poca utilidad, o poca rentabilidad, de la práctica de la autoevaluación. Cuesta mucho invertir un segundo de nuestro tiempo en cosas que no sirven para nada. ¿Cuántos pondríamos entre las tareas importantes, y no urgentes, de las de hacer sin prisas, la de autoevaluación? ¿Y la de la formación? ¿Cuántos tendríamos corriendo por nuestras venas, el virus del profesor – manguera?

Lamentablemente, se ha extendido demasiado entre nosotros esa mentalidad utilitarista, que nos lleva a considerar rentable sólo aquello que produce réditos contantes y sonantes, y a corto plazo. Y plantados en esa mentalidad, nos repatea asistir a reuniones “en las que no se toman decisiones, porque no sirven para nada”, iniciar trabajos burocráticos, “porque no sirven para nada”, o evaluar la marcha de las cosas, “porque al final las cosas siempre siguen igual”. ¿Y esto para qué?, nos preguntamos cada vez que alguien nos viene con algún encargo que nos saca del aquí y del ahora. La pregunta es pertinente, faltaría más, pero las únicas respuestas que valen no son las que añaden más valor en términos exclusivamente economicistas.

Nuestras rutinas nos protegen, nos dan seguridad. El mismo horario durante treinta y cinco semanas al año deja poco margen a la sorpresa y facilita que nos movamos permanentemente en entornos conocidos y que dominamos bien. Pero las rutinas nos encajonan en el aquí y en el ahora. Y el aquí y el ahora nos acaban condenando a un quehacer estresante, ahogan la creatividad, matan las ganas de estudiar y de leer y de aprender. El aquí y el ahora nos condenan a un día a día con la mirada puesta en el paso siguiente, en la clase siguiente, en la siguiente reunión, en llegar vivo al viernes, o en llegar vivo al puente siguiente, o a Navidad. El aquí y el ahora nos condenan a un quehacer sin objetivos.

Y las personas necesitamos objetivos para dar sentido al aquí y al ahora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mimarnos

Llevo años pidiendo a los profesores que no confundan el Claustro con la cuadrilla de amigos. Y también, que es necesario tener un amigo, o una amiga, entre los compañeros de trabajo.

Nos sobran malas leches y nos faltan conversaciones, a los profesionales, en las escuelas. ¿Para qué tenemos máquinas de café, en las salas de profes, si no es para hablar, de lo nuestro?


Nos falta la costumbre de cuidarnos. Los unos a los otros. Que "aprender a mimarse entre humanos debería ser una asignatura obligatoria, especialmente entre los que se dedican a actividades de alto riesgo emocional, como la política". Es lo que dice Joan Coscubiela recordando a su grupo parlamentario, en la página 201 de "Empantanados", publicado en Peninsula (Barcelona 2018).

Y como la escuela, digo yo.



Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Hijos del fútbol

Creo que, en lo que se refiere a la última etapa de su corta vida, mi hijo ha aprendido más jugando al fútbol que estudiando. En el equipo que en el instituto. Que su inteligencia espacial tiene más que ver con tirar un pase al hueco por el que iba a aparecer el extremo que con la Educación Plástica y Visual. Que su inteligencia interpersonal tiene más que ver con ser capitán del equipo y tener que tirar de él en el campo que con ser delegado de clase, y por tanto, el que hace algunos recados, porque para eso están los delegados en la ESO. Que su inteligencia intrapersonal ha madurado más yendo de la titularidad al banquillo que con la capacidad para reflexionar que le inculcaron en clase. Que del trabajo en equipo sabe más por tener que defender todos, y todos bien, muriendo en el campo, un empate en inferioridad los últimos diez minutos, que por presentar un trabajo del tema 10 en el que nos repartimos las páginas, cuatro cada uno.

No sé si es un éxito del fútbol o un fracaso de la …