Ir al contenido principal

El aburrimiento

Conocí a una profesora que se ofendía cuando Casilda, que a lo mejor no cumplía con sus ocho horas de sueño reglamentarías, se dormía en su clase. También se dormía en la mía, no penséis. Pero yo nunca me ofendí por ello, ni la despertaba, pobre. Casilda se aburría. Simple y llanamente. Y hacía lo mismo que hacen los animales: cuando se aburren, a dormir. Una postura, a mi juicio, bien respetuosa con el medio ambiente.

La mayor parte de los humanos, no. Si pasan treinta segundos sin un estímulo, se aburren, y buscan otro. Los que hacen eso no duermen en clase, sino que incordian.

Y los profesores más críticos con nosotros mismos, los que no nos ofendemos si se nos duermen los alumnos, ni nos volvemos locos con los que incordian, pasamos mucho tiempo realizando cursos en los que aprendemos las metodologías más innovadoras para mantener la atención de los niños en el aula.

A veces me da por pensar que si cuidáramos más de nosotros mismos, los profesores seríamos personas interesantes, encantadoras, con las que los alumnos quieren estar, y necesitaríamos menos innovación metodológica para tenerlos quietos una hora (menudo objetivo absurdo, por Dios).

Por otro lado, y como el aburrimiento de los adolescentes es uno de los caminos que conducen al consumo de drogas, gastamos tiempo y dinero en generar alternativas de ocio.

A lo mejor si hubiéramos gastado el tiempo y el dinero, antes, en enseñar a los niños a aburrirse, no estarían continuamente buscando estímulos por ahí.

Necesitamos, pues, ideas. Primero, para ser personas interesantes. Y después, para enseñar a aburrirse con deportividad.

Comentarios

  1. Veo, algunas veces en mi clase, alumnos que se aburren y no participan. O que no siguen la clase y por eso se aburren. Ayer sin ir más lejos, una de primera fila se durmió. Claro que la vi, pero tenía a los otros 33 atentos. Sopesé rápidamente que merecía la pena no interrumpir su sueño ni desviar la atención del resto. Pienso Pedro, que es muy difícil resultar siempre atractivo cómo profesor a la clase y a cada integrante, por mucho que te lo propongas e intentes hacerlo atractivo.
    La falta de concentración, disciplina, perseverancia e insistencia que requiere el trabajo en el aula por parte del alumno no siempre puede cubrirse con el atractivo, el gancho y la dinámica que el profesor aporte. Aunque siempre sea mejor un profe variado en técnicas, simpático y atractivo: pedagógicamente hablando, eso sin duda.
    Estoy contigo que un alumno dormido en clase es menos perturbador que uno incordiando, Aunque te duela la autoestima profesional por lograr dejarlo roque con tu práctica de la enseñanza e ese día.
    Pero también hay que sufrir a los que te incordian en clase y no te lo has ganado profesionalmente hablando. Yo he comprobado que muchas veces es porque les exiges un esfuerzo personal que no quieren hacer y que nadie puede hacer por ellos. Y ellos quieren, más tradicionales que nadie, que les expliques y les des todo masticados , desde una clase magistral y pedorra y tú peleas porque no sea así y te encuentras con su falta de colaboración y su incordio. No siempre el profesor es el obsoleto y el alumno abierto a dejarse empapar. Algunas veces la falta de esfuerzo por su parte provoca los desencuentros en la enseñanza.
    Estoy contigo en que mucho está en nuestra mano que somos los profesionales y sí queremos ver cambios tendremos que hacer cosas distintas. Pero a cada uno su responsabilidad. Y no todos los fallos de la enseñanza en la escuela se debe a la práctica docente. Los niños traen sus propios fallos de fábrica, de casa y de la sociedad y aunque podemos hacer mucho en los centros y más sí estamos bien actualizados y comprometidos con nuestro trabajo, que se duerman, desenganchen o incordien en tu clase...........
    no siempre depende de tu práctica docente.

    ResponderEliminar
  2. Lo peor, no es que se duerma el alumno; lo peor es ese día en el que notas, que quien va a dormirse, eres tú. Y..., no creo que esté la solución en las nuevas tecnologías. Lo nuevo, hoy más que nunca, deja de ser nuevo en un plis-plás.
    Yo, alguna de esas veces en las que he notado que Morfeo intentaba hacerme su presa, he dicho:
    -Hoy chicos no es mi día, tendréis que dar la clase por mí.
    Y, no sé muy bien cómo, pero..., Morfeo se va y la clase sale.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mimarnos

Llevo años pidiendo a los profesores que no confundan el Claustro con la cuadrilla de amigos. Y también, que es necesario tener un amigo, o una amiga, entre los compañeros de trabajo.

Nos sobran malas leches y nos faltan conversaciones, a los profesionales, en las escuelas. ¿Para qué tenemos máquinas de café, en las salas de profes, si no es para hablar, de lo nuestro?


Nos falta la costumbre de cuidarnos. Los unos a los otros. Que "aprender a mimarse entre humanos debería ser una asignatura obligatoria, especialmente entre los que se dedican a actividades de alto riesgo emocional, como la política". Es lo que dice Joan Coscubiela recordando a su grupo parlamentario, en la página 201 de "Empantanados", publicado en Peninsula (Barcelona 2018).

Y como la escuela, digo yo.



Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Hijos del fútbol

Creo que, en lo que se refiere a la última etapa de su corta vida, mi hijo ha aprendido más jugando al fútbol que estudiando. En el equipo que en el instituto. Que su inteligencia espacial tiene más que ver con tirar un pase al hueco por el que iba a aparecer el extremo que con la Educación Plástica y Visual. Que su inteligencia interpersonal tiene más que ver con ser capitán del equipo y tener que tirar de él en el campo que con ser delegado de clase, y por tanto, el que hace algunos recados, porque para eso están los delegados en la ESO. Que su inteligencia intrapersonal ha madurado más yendo de la titularidad al banquillo que con la capacidad para reflexionar que le inculcaron en clase. Que del trabajo en equipo sabe más por tener que defender todos, y todos bien, muriendo en el campo, un empate en inferioridad los últimos diez minutos, que por presentar un trabajo del tema 10 en el que nos repartimos las páginas, cuatro cada uno.

No sé si es un éxito del fútbol o un fracaso de la …