Ir al contenido principal

Irakaslea naiz

“Vosotros siempre os laváis las manos”, le dijo una señora a la tutora de su hijo de doce años, delante de los padres y las madres de todos los demás, entre los cuales estaba yo. Y el caso es que la tutora no se había lavado las manos en nada. Solo estaba explicando que, una vez que un niño llega a 1º de la ESO, es conveniente hacer cosas que refuercen su autonomía. Por ejemplo, es más autónomo aquel chaval que se sienta a hacer deberes él solito que aquel al que sientan a hacer deberes. Y más autónomo aún es el que hace sus tareas porque es bueno repasar lo trabajado en clase, que aquel que los hace porque al día siguiente se los vaya a revisar la profesora.

A mí aquella contestación me pareció una falta de respeto. Y de las gordas. Pero claro, en un país el que decir a unos agentes de la Guardia Urbana que son “una vergüenza” (que es lo que hizo Piqué) solo es falta “leve”, me entran dudas.

De cualquier manera, falta de respeto o no, leve o grave, me parece que el prestigio de la tutora de mi hijo quedó tocado, y el de otros profesores compañeros suyos, también, porque aquella persona argumentó con vehemencia que los profesores siempre se lavan las manos delante de los problemas de los niños y de sus padres. Alguno pensaría que es verdad.

La Consejera de Educación del Gobierno Vasco presentaba hace unos días la campaña “Irakaslea naiz – Soy profesora, soy profesor” cuyo objetivo es el de “impulsar un  mayor reconocimiento social ante su importante labor”. 

No sé si conseguirá el objetivo. Si acabada la campaña los profesores habrán recobrado algo del prestigio perdido. Pero si sirviera para ampliar el consenso social acerca de lo que es la labor de los docentes, ya habrá merecido la pena el esfuerzo. ¿Para qué está un profesor? Algunos creen que para dar clase, para impartir conocimientos, pero no es así.  Nadie da lo que no tiene. Y el conocimiento, al menos el más accesible, ya no está en él. Antes sí, pero ya no. O, al menos, no solo.

En este mundo de información saturada, contradictoria, de verdades de unos y mentiras de otros, en este mundo de información superficial y vana, el profesor está para ayudar a aprender a conducir en la niebla. Para enseñar a separar la información relevante de la irrelevante. Para enseñar a distinguir el grano, de la paja, el bosque, del árbol, la velocidad, del tocino, el culo, de las témporas.

Y lo hace conduciendo en la niebla. No explicando la teoría – aunque sea en pizarra digital- de cómo se conduce en condiciones de visibilidad reducida. Porque los profesores están para ser modelo de referencia de sus alumnos, y no para explicar un temario o una asignatura (¿por qué estudiamos las cosas tan divididas si luego tenemos que vivirlas todas juntas?).

Ya ven, a uno le preocupa más el ser del maestro que lo que haga. Cómo vive que lo que sepa. El sitio que ocupe en la escuela, y en la sociedad, que cómo “de” la clase. Porque “dar” la clase es importante, pero también lo es tratar con padres, e incorporarlos a la tarea de educar, de la que muchos dimitieron hace tiempo. Y también lo es crear, con los demás profesores, equipos de trabajo que innoven, que creen, que imaginen un futuro mejor y lo prefiguren en la escuela, para que los niños salgan de ella con ganas de pelear por él.

Y en eso nos jugamos el prestigio. En la impecabilidad. Lo digo para rebajar las expectativas de la campaña del Gobierno Vasco. Ésta no nos devolverá todo el prestigio que perdimos, porque nadie nos puede dar lo que está en nuestras manos hacer. Son los profesores y profesoras los que tienen que empezar por acometer acciones eficaces para elevar el prestigio de la profesión, para ganarlo a los ojos de los demás.

Solo un ejemplo de acción eficaz: preparar los encuentros con grupos de padres de manera que salgan de la reunión encantados, y no diciendo “no me extraña que los alumnos se duerman en clase”; convencidos de haber participado de un acontecimiento comunicativo, de haber estado en un sitio en el que pasan cosas; convencidos de ser importantes para aquel tutor, y no meros clientes de un servicio que no sabe venderse; contentos por haber conocido a alguien en quien merece la pena confiar a sus hijos, porque sabe de educar, porque tiene claras las ideas.

Lo decisivo es el profesor. Habrá clases sin pizarras digitales y hasta sin pupitres, pero no sin profesor. Y eso es lo mejor que nos trae la campaña. Que nos hace mirar a donde más importa. Lo peculiar de esta profesión es que, al final, eres tú y los alumnos. Si se quiere mejorar el sistema, que es lo que hay que hacer, no hay que empezar por la cosa, sino por quienes tienen la posibilidad de cambiar la cosa: los profesores.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Nos educaron unos enfermos

Estudié la EGB entre la Escuela Parroquial de San Vicente Mártir, en Bilbao, y los Salesianos de Deusto. La mitad en un sitio y la otra mitad en el otro. Entre septiembre de 1970 y junio de 1978.

Muchos de los que me educaron eran unos enfermos.

Me dieron hostias como panes. Aunque muchas menos que a mis compañeros que iban mal en los estudios, o que no estudiaban.

Golpear no formaba parte de las rutinas diarias. Golpear era el sistema que empleaban. Y quienes enseñaban y aprendían (?) allá, lo integraban. Aquellos, como necesario. Estos, como normal.

Luego blanqueé aquellas barbaridades. Para subrayar la tesis de que los padres y madres, ahora, protegen en exceso a los hijos, recurrí a aquello de que "antes, si venías diciendo que te había pegado el profesor, tu padre te pegaba otra vez". Siento vergüenza por la pobreza del argumento, por las veces que lo he utilizado y por las veces que lo he escuchado sin rebatirlo.

No sé si es verdad que olvidamos lo que nos hace daño re…

Las creencias, o el mar congelado que tenemos dentro

Los profesores tienen que leer. Leer mucho. Miles de páginas al año. De libros y de revistas y de periódicos. Si quieren enseñar el mundo, claro. Si no, basta con que lean los exámenes de sus alumnos y los e-mails del correo interno del Colegio.

Yo animo a leer, a ser posible, páginas que contengan ideas diferentes a las de uno.

Primero, porque los profesores son los que tienen que enseñar a cuestionar las creencias, y conviene empezar por uno mismo.

Y segundo, para poder pensar. Pensar es eso tan saludable que retrasa el envejecimiento mental y a la vez te aleja de los extremos, donde habitan los que piensan poco, o piensan solo de lo suyo.

Steiner (Lenguaje y silencio: Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano, Barcelona, Gedisa, 2013) cita a Kafka: "si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara en el cráneo, ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera nec…