Ir al contenido principal

Familia y escuela: expectativas

Hace unos días hablábamos de cómo el paradigma del profesor de secundaria apunta hacia una persona competente para mantener relaciones empáticas con padres y con madres.

Hoy Sofía socializa unas lineas que ha encontrado en la revista Mente Sana, y que ajusta bastante las expectativas que la familia pone en el Colegio y el Colegio en la familia.

Que son muy útiles para pensar en este comienzo de curso, y para preparar las reuniones con padres (si no hubieran sido ayer, claro)

El inicio escolar trae al foco de nuestra vida y de la prensa el tema de la educación y de los roles, por fuerza complementarios entre padres y maestros. Una sincronía no siempre aceptada, un vínculo no siempre claro, una sociedad no siempre armónica.

El ritmo a veces desenfrenado en que vivimos ha ido desplazando en los últimos 50 años gran parte de las tareas y responsabilidades que eran de la familia para depositarlas casi totalmente en la escuela y los docentes. Quizás por esa situación no elegida ni consensuada, padres y maestros suelen tener mucho para reprocharse, bastante de qué acusarse y, como consecuencia, no poco que reclamarse mutuamente.

¿Qué espera la familia de la escuela? Justa o injustamente, entre otras cosas, espera:

· Una aportación importante de datos y de conocimientos diversificados, especialmente de aquellos que servirán “toda la vida”, es decir, que permitan a los jóvenes continuar estudiando o ser exitosos en sus futuros trabajos.

· Un sólido entorno social que, por un lado, haga de la escuela un lugar al que el niño quiera ir y que, por el otro, lo entrene en el área de las relaciones personales, capacitándolo para compartir su vida adulta con los demás, sin trastornos.

· Un ámbito que forme y eduque en valores sustanciales que orienten la postura ética y moral de los niños, a la vez que los alejen de desvíos conductuales y comportamientos antisociales.

· Una especie de prolongación del espacio contenedor, seguro y continuador de la casa, que valide y respete a los niños como individuos diferentes y libres, potenciando sus capacidades y ayudándolos a superar sus dificultades.

¿Qué espera la escuela de la familia? Justa o injustamente, entre otras cosas, espera:

· Un compromiso activo de los padres y del resto de la familia respecto al acatamiento de las normas y reglas mínimas exigidas por el sistema: horarios, aseo, vestimenta, asistencia…

· Una actitud de apoyo efectivo basado en el refuerzo del aprendizaje escolar, incluida la ayuda en los deberes, la provisión del material necesario y el entrenamiento de ciertos hábitos importantes en la etapa de la escolaridad, como la lectura, la disciplina y el respeto a la autoridad.

· Un mínimo de cuidados básicos (alimentación, sueño y contención afectiva) y una buena cantidad y calidad de tiempo dedicado a los niños ( paseo, juego y diálogo), alejando a los pequeños del acaparamiento que les propone la televisión o internet.

· Una presencia efectiva de padres y madres en las reuniones de padres, en la discusión de contenidos y en el cuidado del entorno escolar.


Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Lo que pone en evidencia, que en esta sociedad, tan “avanzada”, nadie llega adónde quiere llegar. Lo urgente “se come” lo importante, y la mayoría de los “de a pie”, hace lo que puede, incluso más de lo que puede. Esto que nos envías, no es sino un “grito agónico” de dos “bandos”, que no llegan. Y como “prueba del algodón”, quienquiera que sea profesor y padre a la vez, que lea despacio lo que los padres piden a la escuela, y después haga lo propio, con lo que la escuela pide a los padres: de seguro, caerá en una “esquizofrenia” de la que le cueste salir, un rato. No sé dónde está la solución, pero los “avanzados” tiempos que corren,-¡y cómo corren!-, no hacen precisamente gala de humanidad.-me ha salido “el nostálgico”, lo siento-, pero es que a veces…, es inevitable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")