Ir al contenido principal

Familia y escuela: expectativas

Hace unos días hablábamos de cómo el paradigma del profesor de secundaria apunta hacia una persona competente para mantener relaciones empáticas con padres y con madres.

Hoy Sofía socializa unas lineas que ha encontrado en la revista Mente Sana, y que ajusta bastante las expectativas que la familia pone en el Colegio y el Colegio en la familia.

Que son muy útiles para pensar en este comienzo de curso, y para preparar las reuniones con padres (si no hubieran sido ayer, claro)

El inicio escolar trae al foco de nuestra vida y de la prensa el tema de la educación y de los roles, por fuerza complementarios entre padres y maestros. Una sincronía no siempre aceptada, un vínculo no siempre claro, una sociedad no siempre armónica.

El ritmo a veces desenfrenado en que vivimos ha ido desplazando en los últimos 50 años gran parte de las tareas y responsabilidades que eran de la familia para depositarlas casi totalmente en la escuela y los docentes. Quizás por esa situación no elegida ni consensuada, padres y maestros suelen tener mucho para reprocharse, bastante de qué acusarse y, como consecuencia, no poco que reclamarse mutuamente.

¿Qué espera la familia de la escuela? Justa o injustamente, entre otras cosas, espera:

· Una aportación importante de datos y de conocimientos diversificados, especialmente de aquellos que servirán “toda la vida”, es decir, que permitan a los jóvenes continuar estudiando o ser exitosos en sus futuros trabajos.

· Un sólido entorno social que, por un lado, haga de la escuela un lugar al que el niño quiera ir y que, por el otro, lo entrene en el área de las relaciones personales, capacitándolo para compartir su vida adulta con los demás, sin trastornos.

· Un ámbito que forme y eduque en valores sustanciales que orienten la postura ética y moral de los niños, a la vez que los alejen de desvíos conductuales y comportamientos antisociales.

· Una especie de prolongación del espacio contenedor, seguro y continuador de la casa, que valide y respete a los niños como individuos diferentes y libres, potenciando sus capacidades y ayudándolos a superar sus dificultades.

¿Qué espera la escuela de la familia? Justa o injustamente, entre otras cosas, espera:

· Un compromiso activo de los padres y del resto de la familia respecto al acatamiento de las normas y reglas mínimas exigidas por el sistema: horarios, aseo, vestimenta, asistencia…

· Una actitud de apoyo efectivo basado en el refuerzo del aprendizaje escolar, incluida la ayuda en los deberes, la provisión del material necesario y el entrenamiento de ciertos hábitos importantes en la etapa de la escolaridad, como la lectura, la disciplina y el respeto a la autoridad.

· Un mínimo de cuidados básicos (alimentación, sueño y contención afectiva) y una buena cantidad y calidad de tiempo dedicado a los niños ( paseo, juego y diálogo), alejando a los pequeños del acaparamiento que les propone la televisión o internet.

· Una presencia efectiva de padres y madres en las reuniones de padres, en la discusión de contenidos y en el cuidado del entorno escolar.


Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Lo que pone en evidencia, que en esta sociedad, tan “avanzada”, nadie llega adónde quiere llegar. Lo urgente “se come” lo importante, y la mayoría de los “de a pie”, hace lo que puede, incluso más de lo que puede. Esto que nos envías, no es sino un “grito agónico” de dos “bandos”, que no llegan. Y como “prueba del algodón”, quienquiera que sea profesor y padre a la vez, que lea despacio lo que los padres piden a la escuela, y después haga lo propio, con lo que la escuela pide a los padres: de seguro, caerá en una “esquizofrenia” de la que le cueste salir, un rato. No sé dónde está la solución, pero los “avanzados” tiempos que corren,-¡y cómo corren!-, no hacen precisamente gala de humanidad.-me ha salido “el nostálgico”, lo siento-, pero es que a veces…, es inevitable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Nos educaron unos enfermos

Estudié la EGB entre la Escuela Parroquial de San Vicente Mártir, en Bilbao, y los Salesianos de Deusto. La mitad en un sitio y la otra mitad en el otro. Entre septiembre de 1970 y junio de 1978.

Muchos de los que me educaron eran unos enfermos.

Me dieron hostias como panes. Aunque muchas menos que a mis compañeros que iban mal en los estudios, o que no estudiaban.

Golpear no formaba parte de las rutinas diarias. Golpear era el sistema que empleaban. Y quienes enseñaban y aprendían (?) allá, lo integraban. Aquellos, como necesario. Estos, como normal.

Luego blanqueé aquellas barbaridades. Para subrayar la tesis de que los padres y madres, ahora, protegen en exceso a los hijos, recurrí a aquello de que "antes, si venías diciendo que te había pegado el profesor, tu padre te pegaba otra vez". Siento vergüenza por la pobreza del argumento, por las veces que lo he utilizado y por las veces que lo he escuchado sin rebatirlo.

No sé si es verdad que olvidamos lo que nos hace daño re…

Las creencias, o el mar congelado que tenemos dentro

Los profesores tienen que leer. Leer mucho. Miles de páginas al año. De libros y de revistas y de periódicos. Si quieren enseñar el mundo, claro. Si no, basta con que lean los exámenes de sus alumnos y los e-mails del correo interno del Colegio.

Yo animo a leer, a ser posible, páginas que contengan ideas diferentes a las de uno.

Primero, porque los profesores son los que tienen que enseñar a cuestionar las creencias, y conviene empezar por uno mismo.

Y segundo, para poder pensar. Pensar es eso tan saludable que retrasa el envejecimiento mental y a la vez te aleja de los extremos, donde habitan los que piensan poco, o piensan solo de lo suyo.

Steiner (Lenguaje y silencio: Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano, Barcelona, Gedisa, 2013) cita a Kafka: "si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara en el cráneo, ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera nec…