Ir al contenido principal

Muchas veces las brujas son dignas de salvación

Cualquier maestro debe esforzarse por ayudar a sus alumnos a comprender la diferencia entre las apariencias y la verdad. En Primaria y en Secundaria. Ya dé clases de matemáticas o de religión. En particular, en las cosas que guardan relación con el comportamiento humano.

- ¿Ves esto? Pues no es lo que parece.

Una buena manera de hacerlo sería leyendo un libro. Hay cosas que son tan verdad que a ellas solo se puede llegar con novelas, y con cuentos. Y hay libros que son tan de verdad que cuando los has terminado sigues mirando detrás de lo que dicen, a ver qué más "quieren decir".

Siempre escuchando a los del Equipo Directivo hablar de innovación...

¿Os imagináis a la de mate diciendo el libro que vamos a leer este año?

¿Os imagináis al equipo docente de 6º, o de 1º o 2º de la ESO, decidiendo juntos el libro (uno solo, entre todos, y no tres, y sólo en las asignaturas de lengua) que van a proponer leer este año?

Las dos cosas son innovación. Pura y dura.

Propongo que leáis con los alumnos "Un monstruo viene a verme", escrito por Patrick Ness a partir de una idea original de Siobhan Dowd. Y que, después, veáis juntos la película de Juan Antonio Bayona, con guión original del propio Ness. Y habléis sobre ella. De lo que sea: de la vida, de la enfermedad, de la muerte, del bullying, de la amistad, o de lo que se les ocurra a los chavales.




Porque, como dicen Ness y Bayona, no siempre hay un bueno. Ni siempre hay un malo. Y muchas veces, nos sorprendería saber cuántas, las brujas son dignas de salvación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mimarnos

Llevo años pidiendo a los profesores que no confundan el Claustro con la cuadrilla de amigos. Y también, que es necesario tener un amigo, o una amiga, entre los compañeros de trabajo.

Nos sobran malas leches y nos faltan conversaciones, a los profesionales, en las escuelas. ¿Para qué tenemos máquinas de café, en las salas de profes, si no es para hablar, de lo nuestro?


Nos falta la costumbre de cuidarnos. Los unos a los otros. Que "aprender a mimarse entre humanos debería ser una asignatura obligatoria, especialmente entre los que se dedican a actividades de alto riesgo emocional, como la política". Es lo que dice Joan Coscubiela recordando a su grupo parlamentario, en la página 201 de "Empantanados", publicado en Peninsula (Barcelona 2018).

Y como la escuela, digo yo.



Hijos del fútbol

Creo que, en lo que se refiere a la última etapa de su corta vida, mi hijo ha aprendido más jugando al fútbol que estudiando. En el equipo que en el instituto. Que su inteligencia espacial tiene más que ver con tirar un pase al hueco por el que iba a aparecer el extremo que con la Educación Plástica y Visual. Que su inteligencia interpersonal tiene más que ver con ser capitán del equipo y tener que tirar de él en el campo que con ser delegado de clase, y por tanto, el que hace algunos recados, porque para eso están los delegados en la ESO. Que su inteligencia intrapersonal ha madurado más yendo de la titularidad al banquillo que con la capacidad para reflexionar que le inculcaron en clase. Que del trabajo en equipo sabe más por tener que defender todos, y todos bien, muriendo en el campo, un empate en inferioridad los últimos diez minutos, que por presentar un trabajo del tema 10 en el que nos repartimos las páginas, cuatro cada uno.

No sé si es un éxito del fútbol o un fracaso de la …

Me alteras (el orden)

Hay personas que se llaman a sí mismas "gente de orden".

Suelen votar a partidos de centro o de derecha.

Y envían a sus hijos a colegios de la Iglesia, para que las cosas sigan como están. Ordenadas.

Sin embargo, los idearios de los colegios cristianos hablan de que su misión es evangelizar, palabra que viene del griego y que significa "contar una buena noticia". La buena noticia es esta: que los ciegos ven y que los cojos andan (que no sé si os parecerá buena, pero es la que es).

Eso quiere decir que, si los colegios de la Iglesia hacen lo que dicen que hacen, en ellos se atiende primero a los ciegos y a los cojos. Y eso ya es alterar el orden.

Ahí empieza la contradicción: a los colegios cristianos van personas que quieren mantener el orden, pero los colegios cristianos siguen a uno que dedicó toda su vida pública a alterar el orden de las cosas, incluido el orden público. Al que mataron por alterar el orden de las cosas -dejen paso, los pobres delante y los rico…