Ir al contenido principal

¿Quién vuelve a la rutina?

Nuestra cultura tiende más a olvidar que a aprender. Y en verano, más.

Yo os recuerdo, por si acaso.

28 de junio, Aeropuerto Atatürk, Estanbul, 41 muertos y 239 heridos en un atentado suicida.

3 de julio, Karrada, Bagdad, 120 muertos chiíes y 130 heridos a manos del ISIS.

14 de julio, Paseo de los Ingleses, en Niza, 84 muertos, entre ellos, 10 niños, y 50 personas heridas, entre la vida y la muerte, a manos de un lobo solitario del ISIS a los mandos de un camión, con el que atropelló a la multitud que llenaba el paseo contemplando los fuegos artificiales. Llevaba un año preparando el atentado.

15 de julio, Turquía; 161 muertos, 47 de ellos civiles, y 1440 heridos, en el intento de golpe de estado. En la semana siguiente, Erdogan destituye o arresta a 20.000 profesores, policías, jueces, fiscales y militares, y suspende la aplicación del Convenio de Derechos Humanos de Ginebra. Al cabo de tres semanas, ya habla de pena de muerte delante de millones de seguidores enfervorecidos.

18 de julio, en un tren en Baviera, un joven, actuando en nombre del ISIS, hiere con un hacha a cuatro personas antes de ser abatido por la policía.

22 de julio, cerca del parque olímpico de Münich, un joven de 18 años, alemán de ascendencia iraní, mata a 9 personas, 5 de ellos chavales menores de edad, de ascendencia turca, o kosovar, a los que había convocado a través de Facebook, hiere a otros 16, y se suicida, con 300 balas en su poder.

Ese mismo día 22, por si acaso ya no mirábamos al Mediterráneo, el Heraldo de Aragón nos recuerda que 3000 personas han muerto en el mar desde primeros de año.

23 de julio, en el centro de Kabul, en Dehmazang, dos combatientes del ISIS hacen explotar sus cinturones de explosivos y matan a 80 personas y hieren a 231, todos chiíes, de la minoría hazara.

24 de julio, en Ansbach, Baviera, donde se celebraba un festival de música, un refugiado sirio que había jurado lealtad al ISIS, se inmola y hiere a doce personas, tres de ellas de gravedad.

El 26 de julio dos terroristas del ISIS se encierran en una parroquia cerca de Rouen, matan al cura y hierren de gravedad a otra persona, antes de ser abatidos por la policía.

El 6 de agosto, un hombre ataca a machetazos a dos agentes de policía en Charleroi, al grito de "Alá es grande", antes de ser abatido por un tercero. El ISIS reivindica el ataque.

El 8 de agosto, en Quetta (Pakistán) un hombre se inmola matando a setenta abogados e hiriendo a decenas más. Se reunían en un hospital para honrar a un abogado asesinado esa misma mañana. Era una trampa. Un atentado que se atribuían, primero, una facción de los talibanes, y luego, el ISIS.

El 15 de agosto, la coalición militar suní que lidera Arabia Saudí, bombardea en Yemen un Hospital de MSF ubicado en zona controlada por rebeldes chiíes, matando a siete personas e hiriendo a diez.

El 20 de agosto, un niño de unos 12 años se inmola en una boda en Turquía, matando a más 50 personas e hiriendo a más de 70. Erdogan atribuyó el ataque al ISIS.

El 21 de agosto, Irak anunció que había ahorcado a 36 miembros del ISIS condenados por el asesinato, hace dos años, de 1700 reclutas chiíes. Lo hizo en una cárcel. A la ejecución asistieron los familiares de los condenados, que celebraban cada muerte al grito de "Alá es grande".

El 29 de agosto, el ISIS reivindica dos atentados: uno en Adén, al sur de Yemen, matando a 71 yemeníes en un centro de alistamiento, y otro en Kerbala, al sur de Irak, matando a 18 personas en una boda.

Y el 5 de septiembre, en un doble atentado suicida en Kabul, los talibanes matan a 24 personas y hieren a 91.

Por decir solo algunas cosas que han pasado.

Durante todo el verano, 1.500.000 civiles han estado en Alepo atrapados entre dos fuegos, el de las fuerzas de Bachar Al Assad (o Rusia, o Irán) y el de las fuerzas rebeldes a Al Assad (entre los que está el ISIS). Ahi siguen, los que no han podido huir.

Fiestas patronales suspendidas en España, no constan.

El mundo no es igual que cuando os fuisteis de vacaciones. Así que no digáis que volvéis a la rutina, porque la rutina no existe.

Ayudad a los niños a mirar. Decidles lo que ha pasado. Muchos de ellos se han pasado el verano sin mirar al mundo.

Ayudad a los niños a entender, provocando la preguntas: ¿el Islam es malo? ¿Tiene que morir más gente intentando cruzar el Mediterráneo para que Europa cambie su mirada, y sus políticas?

Y no interpretéis demasiado. Las cosas son más sencillas de lo que aparentan.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

El reconocimiento a los maestros

Una vez mi hijo se presentó a una carrera infantil popular. Ganó, y le dieron un premio. Y al que llegó segundo, otro premio, igual, y al que llegó tercero, también, y al cuarto, y al quinto, y al vigesimosegundo, y a todos. El mismo regalo a todos. Mi hijo se fue a casa con cara de no entender muy bien el asunto.

Entre las estupideces que he oído estos días en las tertulias de la Radio comentando el Informe Pisa, hubo una que me llamó especialmente la atención. Era la de un señor que decía que el problema de la educación en España estribaba en que no se reconocía el trabajo de los profesores.

Si la profesión docente tuviera un mayor reconocimiento social, nos iría mejor, sin duda. Nos iría mejor a los profesores, pero sobre todo, le iría mejor a la educación y a todos los que educan, que somos todos.

Pero como se lleven el reconocimiento, y digan que con él se premia su trabajo de tantos años, los profesores que se esconden detrás del programa, mal. Los profesores que van a su bola, …