Ir al contenido principal

El diálogo que nunca tuvo lugar

- Oye, dieciséis suspensos de veinticuatro alumnos, ¿no son muchos?

- A mí no me lo parece. No han hecho nada en toda la evaluación.

- Hombre, nada, nada, dos tercios de la clase, durante treinta y seis horas de clase...

- Nada de nada.

- ¿Y has pensado en lo que podría no haberte salido como querías?

- ¿Qué insinúas? ¿Que no hago bien mi trabajo?

- No insinúo nada. Te he preguntado si has estudiado las distintas razones que han podido influir en unos resultados tan malos.

- Pues yo he hecho lo mismo de todos los años.

- Ya, pero es que estos alumnos eran otros...


Es difícil asistir a diálogos como este entre un Jefe de Estudios y un profesor. No se suelen dar.

Los buenos maestros se reinventan cada año. Y van adaptando su proceder a las características de los alumnos y de la clase. Igual que un carpintero no trabaja igual con esta madera que con aquella.

Estoy convencido de que una de las claves para sostener las ganas de enseñar de un maestro es la convicción de su propia eficacia personal. Esto es, la creencia de que lo que hacen en el aula y fuera de ella puede hacer que a los alumnos les vaya bien. Y que lo que dejan de hacer no ayuda a que los alumnos aprendan, o aprueben. Quien cree esto da valor al estudio y al aprendizaje. A la búsqueda y a la formación. Hasta encontrar la manera de insuflar oxígeno en el fuego que, vete tú a saber por qué, anda medio apagado.

Los que no creen eso atribuyen los éxitos y los fracasos a la suerte, a lo que estudian o dejan de estudiar los alumnos, o a los cambios que la administración ha metido en el programa. Siempre miran fuera de ellos mismos. Se limitan a valorar lo que los alumnos contestan en los exámenes. Y nunca revisan su práctica docente.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")