Ir al contenido principal

El diálogo que nunca tuvo lugar

- Oye, dieciséis suspensos de veinticuatro alumnos, ¿no son muchos?

- A mí no me lo parece. No han hecho nada en toda la evaluación.

- Hombre, nada, nada, dos tercios de la clase, durante treinta y seis horas de clase...

- Nada de nada.

- ¿Y has pensado en lo que podría no haberte salido como querías?

- ¿Qué insinúas? ¿Que no hago bien mi trabajo?

- No insinúo nada. Te he preguntado si has estudiado las distintas razones que han podido influir en unos resultados tan malos.

- Pues yo he hecho lo mismo de todos los años.

- Ya, pero es que estos alumnos eran otros...


Es difícil asistir a diálogos como este entre un Jefe de Estudios y un profesor. No se suelen dar.

Los buenos maestros se reinventan cada año. Y van adaptando su proceder a las características de los alumnos y de la clase. Igual que un carpintero no trabaja igual con esta madera que con aquella.

Estoy convencido de que una de las claves para sostener las ganas de enseñar de un maestro es la convicción de su propia eficacia personal. Esto es, la creencia de que lo que hacen en el aula y fuera de ella puede hacer que a los alumnos les vaya bien. Y que lo que dejan de hacer no ayuda a que los alumnos aprendan, o aprueben. Quien cree esto da valor al estudio y al aprendizaje. A la búsqueda y a la formación. Hasta encontrar la manera de insuflar oxígeno en el fuego que, vete tú a saber por qué, anda medio apagado.

Los que no creen eso atribuyen los éxitos y los fracasos a la suerte, a lo que estudian o dejan de estudiar los alumnos, o a los cambios que la administración ha metido en el programa. Siempre miran fuera de ellos mismos. Se limitan a valorar lo que los alumnos contestan en los exámenes. Y nunca revisan su práctica docente.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Mimarnos

Llevo años pidiendo a los profesores que no confundan el Claustro con la cuadrilla de amigos. Y también, que es necesario tener un amigo, o una amiga, entre los compañeros de trabajo.

Nos sobran malas leches y nos faltan conversaciones, a los profesionales, en las escuelas. ¿Para qué tenemos máquinas de café, en las salas de profes, si no es para hablar, de lo nuestro?


Nos falta la costumbre de cuidarnos. Los unos a los otros. Que "aprender a mimarse entre humanos debería ser una asignatura obligatoria, especialmente entre los que se dedican a actividades de alto riesgo emocional, como la política". Es lo que dice Joan Coscubiela recordando a su grupo parlamentario, en la página 201 de "Empantanados", publicado en Peninsula (Barcelona 2018).

Y como la escuela, digo yo.



Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Hijos del fútbol

Creo que, en lo que se refiere a la última etapa de su corta vida, mi hijo ha aprendido más jugando al fútbol que estudiando. En el equipo que en el instituto. Que su inteligencia espacial tiene más que ver con tirar un pase al hueco por el que iba a aparecer el extremo que con la Educación Plástica y Visual. Que su inteligencia interpersonal tiene más que ver con ser capitán del equipo y tener que tirar de él en el campo que con ser delegado de clase, y por tanto, el que hace algunos recados, porque para eso están los delegados en la ESO. Que su inteligencia intrapersonal ha madurado más yendo de la titularidad al banquillo que con la capacidad para reflexionar que le inculcaron en clase. Que del trabajo en equipo sabe más por tener que defender todos, y todos bien, muriendo en el campo, un empate en inferioridad los últimos diez minutos, que por presentar un trabajo del tema 10 en el que nos repartimos las páginas, cuatro cada uno.

No sé si es un éxito del fútbol o un fracaso de la …