Ir al contenido principal

Padres invasores, hijos merluzos


Cristina Castro firmaba hoy un artículo en El País que empieza así: hablar de educación en España es hablar de fracaso escolar, de abandono y de malos resultados. Se le olvida decir también que es hablar de maestras que se comen a los niños, de bullying, de huelgas de profesores, de instalaciones obsoletas y de una profesión, la vinculada a lo docente, con el mayor porcentaje de bajas por estrés, ansiedad y depresión del mundo.

Cuando uno quiere pintar un cuadro negro, lo único que necesita es elegir, de entre todos los colores de la paleta, el negro.

Entre tanta sombra, adivina la autora un resquicio de luz en el rincon del cuadrilátero que ocupan los padres y madres. Dice que crece su implicación en el fracaso, digo, en la recuperación, del sistema educativo. Y fundamenta su opinión en los datos de un estudio de la Fundación de Cajas de Ahorro según el cual sacan mejores notas los alumnos cuyos padres se interesan por su educación. Como ejemplos de implicación, aporta el que vayan a las reuniones con los maestros en el Colegio, acompañen a los chavales al teatro y cosas así.

Yo no voy a aportar ningún estudio riguroso, sino una frase captada al vuelo en un programa de radio, para abordar el tema de los padres desde otra perspectiva. Así que es posible que mi opinión sea bastante más miserable que la de Cristina.

Decían en la radio esta mañana que nuestro ecosistema se está viendo atacado por especies invasoras, como el mejillón tigre o los plumeros de la pampa. Es verdad. Algunas campas de mi tierra parecen ahora la bandera del Betis. Pues nuestros colegios también se están viendo invadidos por una especie de padres y madres que crecen y se multiplican a medida que socavan los cimientos del entramado educativo. Son los que, si sancionas a su hijo sin excursión por insultar y pegar a sus compañeros cuarenta y seis veces, te llaman para decirte que "de educación sabrás bastante, pero de derecho no tienes ni puta idea, así que mi hijo va a la excusión, por la cuenta que te tiene". Y las que telefonean a las doce para pedir que se les ponga inmediatamente con la profesora de Física "porque la pregunta dos del examen era de un tema que no entraba" (el examen ha sido a las 8:30 y la hija ha llamado a su madre con el móvil que no puede usar para "que haga algo"). Y los que quieren que abras una investigación exhaustiva para ver si su hija de dos años sufre acoso escolar, y te inundan el correo con fotos de las lesiones sufridas el día anterior en un dedo de la mano derecha.

Visto desde este lado, la implicación de los padres lo que hace es acrecentar exponencialmente las posibilidades de sus hijos de convertirse en merluzos integrales. Aunque saquen unas notas estupendas.

Lourdes Bazarra, Olga Casanova y Jerónimo G. Ugarte publicaron el libro que aparece en la imagen, de lectura imprescindible para profesores y para padres y madres que se quieran tomar en serio las cosas. Para padres y madres que no quieran ni inhibirse ni invadir. Para profesores y profesoras que se resistan a asumir el tópico de que los padres están en la trinchera de enfrente. (Profesores, alumnos, familias, 7 pasos para un nuevo modelo de escuela. Narcea, Madrid, 2007)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Nos educaron unos enfermos

Estudié la EGB entre la Escuela Parroquial de San Vicente Mártir, en Bilbao, y los Salesianos de Deusto. La mitad en un sitio y la otra mitad en el otro. Entre septiembre de 1970 y junio de 1978.

Muchos de los que me educaron eran unos enfermos.

Me dieron hostias como panes. Aunque muchas menos que a mis compañeros que iban mal en los estudios, o que no estudiaban.

Golpear no formaba parte de las rutinas diarias. Golpear era el sistema que empleaban. Y quienes enseñaban y aprendían (?) allá, lo integraban. Aquellos, como necesario. Estos, como normal.

Luego blanqueé aquellas barbaridades. Para subrayar la tesis de que los padres y madres, ahora, protegen en exceso a los hijos, recurrí a aquello de que "antes, si venías diciendo que te había pegado el profesor, tu padre te pegaba otra vez". Siento vergüenza por la pobreza del argumento, por las veces que lo he utilizado y por las veces que lo he escuchado sin rebatirlo.

No sé si es verdad que olvidamos lo que nos hace daño re…

Las creencias, o el mar congelado que tenemos dentro

Los profesores tienen que leer. Leer mucho. Miles de páginas al año. De libros y de revistas y de periódicos. Si quieren enseñar el mundo, claro. Si no, basta con que lean los exámenes de sus alumnos y los e-mails del correo interno del Colegio.

Yo animo a leer, a ser posible, páginas que contengan ideas diferentes a las de uno.

Primero, porque los profesores son los que tienen que enseñar a cuestionar las creencias, y conviene empezar por uno mismo.

Y segundo, para poder pensar. Pensar es eso tan saludable que retrasa el envejecimiento mental y a la vez te aleja de los extremos, donde habitan los que piensan poco, o piensan solo de lo suyo.

Steiner (Lenguaje y silencio: Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano, Barcelona, Gedisa, 2013) cita a Kafka: "si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara en el cráneo, ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera nec…