Ir al contenido principal

Padres invasores, hijos merluzos


Cristina Castro firmaba hoy un artículo en El País que empieza así: hablar de educación en España es hablar de fracaso escolar, de abandono y de malos resultados. Se le olvida decir también que es hablar de maestras que se comen a los niños, de bullying, de huelgas de profesores, de instalaciones obsoletas y de una profesión, la vinculada a lo docente, con el mayor porcentaje de bajas por estrés, ansiedad y depresión del mundo.

Cuando uno quiere pintar un cuadro negro, lo único que necesita es elegir, de entre todos los colores de la paleta, el negro.

Entre tanta sombra, adivina la autora un resquicio de luz en el rincon del cuadrilátero que ocupan los padres y madres. Dice que crece su implicación en el fracaso, digo, en la recuperación, del sistema educativo. Y fundamenta su opinión en los datos de un estudio de la Fundación de Cajas de Ahorro según el cual sacan mejores notas los alumnos cuyos padres se interesan por su educación. Como ejemplos de implicación, aporta el que vayan a las reuniones con los maestros en el Colegio, acompañen a los chavales al teatro y cosas así.

Yo no voy a aportar ningún estudio riguroso, sino una frase captada al vuelo en un programa de radio, para abordar el tema de los padres desde otra perspectiva. Así que es posible que mi opinión sea bastante más miserable que la de Cristina.

Decían en la radio esta mañana que nuestro ecosistema se está viendo atacado por especies invasoras, como el mejillón tigre o los plumeros de la pampa. Es verdad. Algunas campas de mi tierra parecen ahora la bandera del Betis. Pues nuestros colegios también se están viendo invadidos por una especie de padres y madres que crecen y se multiplican a medida que socavan los cimientos del entramado educativo. Son los que, si sancionas a su hijo sin excursión por insultar y pegar a sus compañeros cuarenta y seis veces, te llaman para decirte que "de educación sabrás bastante, pero de derecho no tienes ni puta idea, así que mi hijo va a la excusión, por la cuenta que te tiene". Y las que telefonean a las doce para pedir que se les ponga inmediatamente con la profesora de Física "porque la pregunta dos del examen era de un tema que no entraba" (el examen ha sido a las 8:30 y la hija ha llamado a su madre con el móvil que no puede usar para "que haga algo"). Y los que quieren que abras una investigación exhaustiva para ver si su hija de dos años sufre acoso escolar, y te inundan el correo con fotos de las lesiones sufridas el día anterior en un dedo de la mano derecha.

Visto desde este lado, la implicación de los padres lo que hace es acrecentar exponencialmente las posibilidades de sus hijos de convertirse en merluzos integrales. Aunque saquen unas notas estupendas.

Lourdes Bazarra, Olga Casanova y Jerónimo G. Ugarte publicaron el libro que aparece en la imagen, de lectura imprescindible para profesores y para padres y madres que se quieran tomar en serio las cosas. Para padres y madres que no quieran ni inhibirse ni invadir. Para profesores y profesoras que se resistan a asumir el tópico de que los padres están en la trinchera de enfrente. (Profesores, alumnos, familias, 7 pasos para un nuevo modelo de escuela. Narcea, Madrid, 2007)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

El reconocimiento a los maestros

Una vez mi hijo se presentó a una carrera infantil popular. Ganó, y le dieron un premio. Y al que llegó segundo, otro premio, igual, y al que llegó tercero, también, y al cuarto, y al quinto, y al vigesimosegundo, y a todos. El mismo regalo a todos. Mi hijo se fue a casa con cara de no entender muy bien el asunto.

Entre las estupideces que he oído estos días en las tertulias de la Radio comentando el Informe Pisa, hubo una que me llamó especialmente la atención. Era la de un señor que decía que el problema de la educación en España estribaba en que no se reconocía el trabajo de los profesores.

Si la profesión docente tuviera un mayor reconocimiento social, nos iría mejor, sin duda. Nos iría mejor a los profesores, pero sobre todo, le iría mejor a la educación y a todos los que educan, que somos todos.

Pero como se lleven el reconocimiento, y digan que con él se premia su trabajo de tantos años, los profesores que se esconden detrás del programa, mal. Los profesores que van a su bola, …