Ir al contenido principal

el paradigma del profesor de Secundaria: ser capaz de soñar. Y de querer


Ya van dos amigas que recogen el guante. Gracias, Bego!


Creo que es imposible encontrarse de verdad con otro ser humano, mucho más imposible si se trata de un niño o un joven, sin la capacidad de soñar. Quiero atreverme a soñar ahora un poco.

Soñar en lo que puede llegar a convertirse si se atreve a desarrollar todas sus potencialidades más allá de temores, comodidades y convencionalismos sociales. Soñar en lo pleno que puede llegar a vivir si no renuncia a ser quien es ni a encontrar su sitio en el mundo. Soñarle más allá de los límites y las dificultades, los fracasos y las equivocaciones. Las suyas y las nuestras.

Porque soñarle es confiar en sus posibilidades. Quien no sueña, no puede creer mucho. Y, quien no cree en alguien, no apuesta por él ni pone medios.

Por tanto, soñarle y quererle y apostar por él. Tal cual es. Con realismo, pero también con amor (y, por qué no, con cierta dosis de utopía, ¿tal vez incompatible con el realismo en estado puro?). Aunque nunca quiera o nunca se atreva o nunca pueda alcanzar tales sueños.

Y enseñarle a soñar y a elegir por sí mismo, qué más da si eso conlleva decepcionar a algunos; aún así, le merecerá la pena. Y mostrarle que dispone de una página en el libro de la Vida que él tiene que decidir cómo llenar y de qué manera disfrutar, si de forma mediocre o dejándose la piel porque le va la vida en ello y porque también hay otras vidas que defender a las que tiene algo que aportar.

Y acompañarle en lo que se deje para que pueda perseguir sus sueños y tenga el coraje de pagar el precio que le costará alcanzarlos. Y ofrecerle conocimientos, valores, hábitos y experiencias para cargar su mochila en ese viaje, que será largo.

Ojalá, también, ser para él como el Dios que le sueña. Nos enteremos o no. Que le sueña feliz, le acompaña y le ama. Y, en el momento adecuado, menguarse lo suficiente como para dejar que sea Él mismo quien le muestre sus sueños. Se entere o no. Y, si elije enterarse, mucho mejor, eso que gana.

Y, por último, ayudarnos entre nosotros para caminar hacia ese ser educador porque, solos, ni sabemos ni podemos, y porque estamos en el mismo barco. Buscar juntos cómo hacerlo mejor. Comprendernos y animarnos cuando estemos cansados y no podamos más. Para volver a agradecerlo y disfrutarlo. Y también para aprender a perdonarnos cuando no lo consigamos o, simplemente, no sepamos hacerlo. Seguiremos en camino.

Ojalá. Yo, al menos, sueño con ello.
(Begoña. Para Daniel)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")