Ir al contenido principal

el paradigma del profesor de Secundaria: ser capaz de soñar. Y de querer


Ya van dos amigas que recogen el guante. Gracias, Bego!


Creo que es imposible encontrarse de verdad con otro ser humano, mucho más imposible si se trata de un niño o un joven, sin la capacidad de soñar. Quiero atreverme a soñar ahora un poco.

Soñar en lo que puede llegar a convertirse si se atreve a desarrollar todas sus potencialidades más allá de temores, comodidades y convencionalismos sociales. Soñar en lo pleno que puede llegar a vivir si no renuncia a ser quien es ni a encontrar su sitio en el mundo. Soñarle más allá de los límites y las dificultades, los fracasos y las equivocaciones. Las suyas y las nuestras.

Porque soñarle es confiar en sus posibilidades. Quien no sueña, no puede creer mucho. Y, quien no cree en alguien, no apuesta por él ni pone medios.

Por tanto, soñarle y quererle y apostar por él. Tal cual es. Con realismo, pero también con amor (y, por qué no, con cierta dosis de utopía, ¿tal vez incompatible con el realismo en estado puro?). Aunque nunca quiera o nunca se atreva o nunca pueda alcanzar tales sueños.

Y enseñarle a soñar y a elegir por sí mismo, qué más da si eso conlleva decepcionar a algunos; aún así, le merecerá la pena. Y mostrarle que dispone de una página en el libro de la Vida que él tiene que decidir cómo llenar y de qué manera disfrutar, si de forma mediocre o dejándose la piel porque le va la vida en ello y porque también hay otras vidas que defender a las que tiene algo que aportar.

Y acompañarle en lo que se deje para que pueda perseguir sus sueños y tenga el coraje de pagar el precio que le costará alcanzarlos. Y ofrecerle conocimientos, valores, hábitos y experiencias para cargar su mochila en ese viaje, que será largo.

Ojalá, también, ser para él como el Dios que le sueña. Nos enteremos o no. Que le sueña feliz, le acompaña y le ama. Y, en el momento adecuado, menguarse lo suficiente como para dejar que sea Él mismo quien le muestre sus sueños. Se entere o no. Y, si elije enterarse, mucho mejor, eso que gana.

Y, por último, ayudarnos entre nosotros para caminar hacia ese ser educador porque, solos, ni sabemos ni podemos, y porque estamos en el mismo barco. Buscar juntos cómo hacerlo mejor. Comprendernos y animarnos cuando estemos cansados y no podamos más. Para volver a agradecerlo y disfrutarlo. Y también para aprender a perdonarnos cuando no lo consigamos o, simplemente, no sepamos hacerlo. Seguiremos en camino.

Ojalá. Yo, al menos, sueño con ello.
(Begoña. Para Daniel)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Nos educaron unos enfermos

Estudié la EGB entre la Escuela Parroquial de San Vicente Mártir, en Bilbao, y los Salesianos de Deusto. La mitad en un sitio y la otra mitad en el otro. Entre septiembre de 1970 y junio de 1978.

Muchos de los que me educaron eran unos enfermos.

Me dieron hostias como panes. Aunque muchas menos que a mis compañeros que iban mal en los estudios, o que no estudiaban.

Golpear no formaba parte de las rutinas diarias. Golpear era el sistema que empleaban. Y quienes enseñaban y aprendían (?) allá, lo integraban. Aquellos, como necesario. Estos, como normal.

Luego blanqueé aquellas barbaridades. Para subrayar la tesis de que los padres y madres, ahora, protegen en exceso a los hijos, recurrí a aquello de que "antes, si venías diciendo que te había pegado el profesor, tu padre te pegaba otra vez". Siento vergüenza por la pobreza del argumento, por las veces que lo he utilizado y por las veces que lo he escuchado sin rebatirlo.

No sé si es verdad que olvidamos lo que nos hace daño re…

Las creencias, o el mar congelado que tenemos dentro

Los profesores tienen que leer. Leer mucho. Miles de páginas al año. De libros y de revistas y de periódicos. Si quieren enseñar el mundo, claro. Si no, basta con que lean los exámenes de sus alumnos y los e-mails del correo interno del Colegio.

Yo animo a leer, a ser posible, páginas que contengan ideas diferentes a las de uno.

Primero, porque los profesores son los que tienen que enseñar a cuestionar las creencias, y conviene empezar por uno mismo.

Y segundo, para poder pensar. Pensar es eso tan saludable que retrasa el envejecimiento mental y a la vez te aleja de los extremos, donde habitan los que piensan poco, o piensan solo de lo suyo.

Steiner (Lenguaje y silencio: Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano, Barcelona, Gedisa, 2013) cita a Kafka: "si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara en el cráneo, ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera nec…