Ir al contenido principal

El paradigma del profesor y maestro: un ser apasionado


La pasión es una manera de vivir. Una forma de abordar las tareas en las que uno se empeña. desde las más importantes, como comprar el pan, y el periódico, hasta las más sencillas, como limpiarse los zapatos.

En un profesor, o en una profesora, la pasión empieza por entender su trabajo como parte del proyecto que es su vida. En esa medida, el trabajo no es trabajo, solo, sino horizonte de sentido. Un lugar, un tiempo y un espacio donde cada día se juegan cosas importantes.

La pasión es una cosa que te come por dentro, que alimenta el inconformismo, las ganas de mejorar y el interés por la formación.

La pasión es un salvavidas que ayuda a leer las dificultades como un estímulo para la superación.

Hace unos meses Juan Maria Uriarte, obispo de San Sebastián, hablaba en Bilbao de la manera cristiana de transformar en la Escuela. Nos decía que consiste en insuflar los valores humanos y cristianos promovidos por el Evangelio. Y refiriéndose al de la paz, subrayaba no tanto el valor en sí, sino la manera en que las personas nos vinculamos a él: apasionadamente. Lo hacía con estas palabras: Cada época de la historia es sensible a unos valores y reluctante a otros. Hoy tienen nombre y, al menos, «suenan bien» valores como la libertad, la justicia, la solidaridad, la igualdad, la paz y la tolerancia. Es preciso reforzarlos, decantarlos para que sean comprendidos según el Evangelio y proponerlos al alumnado para que los encarne en su conducta concreta. Quiero aludir expresamente a uno de ellos: la pasión por la paz. No solo por la paz política, sino también por la interior, familiar, grupal y social. Requiere algo más que alusiones esporádicas o campañas anuales. Entraña la creación de un talante de paz interior, el análisis de los diferentes conflictos que se presentan en nuestra vida, la interiorización del mensaje humano y cristiano de la paz, el duro trabajo de ir gestando actitudes pacíficas y pacificadoras, el descubrimiento de la reconciliación y del perdón recibido y ofrecido, la realización de algunos compromisos en favor de la paz. Nada.

Lo que es la pasión lo canta mejor Silvio Rodríguez: debes amar la arcilla que va en tus manos, debes amar su arena hasta la locura. Y si no, no la emprendas que será en vano. Amar hasta la locura. Pues eso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mimarnos

Llevo años pidiendo a los profesores que no confundan el Claustro con la cuadrilla de amigos. Y también, que es necesario tener un amigo, o una amiga, entre los compañeros de trabajo.

Nos sobran malas leches y nos faltan conversaciones, a los profesionales, en las escuelas. ¿Para qué tenemos máquinas de café, en las salas de profes, si no es para hablar, de lo nuestro?


Nos falta la costumbre de cuidarnos. Los unos a los otros. Que "aprender a mimarse entre humanos debería ser una asignatura obligatoria, especialmente entre los que se dedican a actividades de alto riesgo emocional, como la política". Es lo que dice Joan Coscubiela recordando a su grupo parlamentario, en la página 201 de "Empantanados", publicado en Peninsula (Barcelona 2018).

Y como la escuela, digo yo.



Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Hijos del fútbol

Creo que, en lo que se refiere a la última etapa de su corta vida, mi hijo ha aprendido más jugando al fútbol que estudiando. En el equipo que en el instituto. Que su inteligencia espacial tiene más que ver con tirar un pase al hueco por el que iba a aparecer el extremo que con la Educación Plástica y Visual. Que su inteligencia interpersonal tiene más que ver con ser capitán del equipo y tener que tirar de él en el campo que con ser delegado de clase, y por tanto, el que hace algunos recados, porque para eso están los delegados en la ESO. Que su inteligencia intrapersonal ha madurado más yendo de la titularidad al banquillo que con la capacidad para reflexionar que le inculcaron en clase. Que del trabajo en equipo sabe más por tener que defender todos, y todos bien, muriendo en el campo, un empate en inferioridad los últimos diez minutos, que por presentar un trabajo del tema 10 en el que nos repartimos las páginas, cuatro cada uno.

No sé si es un éxito del fútbol o un fracaso de la …