Ir al contenido principal

El sol

- ¿Quien te da Lengua?

- No sé, uno joven.

Nos distinguen así, por la edad. Y también en esto tienen razón.

Me da por pensar que el tiempo hace en nuestro ser de docentes un trabajo similar al del sol con la tierra. En nuestra vida y en nuestro trabajo, las zonas que antes estaban oscurecidas de repente se iluminan. Las que estaban a oscuras en la juventud, en la edad adulta se alumbran, y al revés.

Ni los mayores manejaremos el ratón como lo hacen los jóveves digitales ni estos serán capaces de ver en los ojos de un chaval lo que vemos los veteranos. Y no habrá clase sin ratones, ya no. Pero tampoco sin maestros que vean profundo.

El asunto entonces es ver cuales son las zonas iluminadas en cada momento, y trabajar en ellas para el mayor bien de nuestros alumnos.

Y nuestro.


Comentarios

  1. Me gusta la idea: ofrecer a nuestros alumnos en cada momento aquella parte de nosotros que, por momento vital y estilo personal, está más iluminada.

    Cierro los ojos. Acepto mis lucecitas y mis sombras con algo más de paz. Entonces logro mirar lo que alumbramos como cuerpo docente: un conjunto interesante de luces y sombras, de tonalidades y brillos distintos.

    Ojalá nuestros chicos y chicas encuentren entre nosotros un recinto que ilumine, oriente y acompañe sus vidas.

    "Vosotros sois la luz del mundo para alumbrar a todos los que están en la casa. Brille vuestra luz delante de ellos" (Mt 5, 15-16)

    ResponderEliminar
  2. Igual voy a decir una tontería, total una más o menos tampoco importa.

    Yo creo que nuestras zonas apagadas e iluminadas las ven antes los alumnos que nosotros mismos.
    Si no es la materia y sus contenidos como tales lo único que te importa, y no creo que queden profes que sólo vean por esas referencias; somos como libros abiertos, delante de sus propias narices, que muy mal deben de andar de detectores para que no pillen qué momento vivimos y que preocupaciones llevamos encima, sólo con ver en qué ponemos el acento al trabajar.

    Creo que,acostumbrados como estamos a ser el foco que ilumina cada hora de clase, aunque sea para poner un vídeo o una actividad tic o unos ejercicios o un análisis de texto....el colorín del foco de ese día difícilmente va a pintar rojo pasión si nos sentimos verde ecológico, por definirlo de una manera.

    Y para qué contar cuando ya ha pasado un determinado tiempo y ya vas más calao que cuando sales de la piscina. Te dirán:"es que pones los exámenes larguísimos" o " quitas puntos por todo" o "no puedes poner un problema nuevo sin explicarlo","¿para qué sirven los logaritmos?" pero esto es porque si no protestan no estarían ejerciendo de adolescentes, pero también saben que: "si cometes un error, te disculpas", " "te acercas al que lo pasa mal", "eres innamovible en lo que se ha quedado como importante", "intentas que el buen humor bañe lo más durillo de afrontar" y buscas conectar con lo cotidiano u otras ciencias aquello que parece absoleto"

    No sé, me parece que estamos tanto tiempo delante de ellos interactuando, que sería imposible que no les lleguen nuestras luces y nuestras sombras como por ósmosis.

    ¿No va por ahí también eso del curriculum oculto?. Oculto, porque no es explícito en la programación, pero pienso que nuestros sueños, lo que nos importa como valores importantes, lo que nos caracteriza como personas, lo cercanos o no que nos pongamos de los alumnos, lo que te implicas, lo que te interesa, "TODITO, TOO", creo que nos lo pillan.
    Al cabo de un tiempo, captamos la misma onda de emisión-recepción y nos quedamos en paños menores delante de la clase.

    Vamos, creo yo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mimarnos

Llevo años pidiendo a los profesores que no confundan el Claustro con la cuadrilla de amigos. Y también, que es necesario tener un amigo, o una amiga, entre los compañeros de trabajo.

Nos sobran malas leches y nos faltan conversaciones, a los profesionales, en las escuelas. ¿Para qué tenemos máquinas de café, en las salas de profes, si no es para hablar, de lo nuestro?


Nos falta la costumbre de cuidarnos. Los unos a los otros. Que "aprender a mimarse entre humanos debería ser una asignatura obligatoria, especialmente entre los que se dedican a actividades de alto riesgo emocional, como la política". Es lo que dice Joan Coscubiela recordando a su grupo parlamentario, en la página 201 de "Empantanados", publicado en Peninsula (Barcelona 2018).

Y como la escuela, digo yo.



Hijos del fútbol

Creo que, en lo que se refiere a la última etapa de su corta vida, mi hijo ha aprendido más jugando al fútbol que estudiando. En el equipo que en el instituto. Que su inteligencia espacial tiene más que ver con tirar un pase al hueco por el que iba a aparecer el extremo que con la Educación Plástica y Visual. Que su inteligencia interpersonal tiene más que ver con ser capitán del equipo y tener que tirar de él en el campo que con ser delegado de clase, y por tanto, el que hace algunos recados, porque para eso están los delegados en la ESO. Que su inteligencia intrapersonal ha madurado más yendo de la titularidad al banquillo que con la capacidad para reflexionar que le inculcaron en clase. Que del trabajo en equipo sabe más por tener que defender todos, y todos bien, muriendo en el campo, un empate en inferioridad los últimos diez minutos, que por presentar un trabajo del tema 10 en el que nos repartimos las páginas, cuatro cada uno.

No sé si es un éxito del fútbol o un fracaso de la …

Me alteras (el orden)

Hay personas que se llaman a sí mismas "gente de orden".

Suelen votar a partidos de centro o de derecha.

Y envían a sus hijos a colegios de la Iglesia, para que las cosas sigan como están. Ordenadas.

Sin embargo, los idearios de los colegios cristianos hablan de que su misión es evangelizar, palabra que viene del griego y que significa "contar una buena noticia". La buena noticia es esta: que los ciegos ven y que los cojos andan (que no sé si os parecerá buena, pero es la que es).

Eso quiere decir que, si los colegios de la Iglesia hacen lo que dicen que hacen, en ellos se atiende primero a los ciegos y a los cojos. Y eso ya es alterar el orden.

Ahí empieza la contradicción: a los colegios cristianos van personas que quieren mantener el orden, pero los colegios cristianos siguen a uno que dedicó toda su vida pública a alterar el orden de las cosas, incluido el orden público. Al que mataron por alterar el orden de las cosas -dejen paso, los pobres delante y los rico…