Ir al contenido principal

No es mal plan, hacer de cada clase una obra de arte.

Enseñar es ayudar a las personas a vivir más y a vivir mejor. Es dar sentido.

Cuando una persona de 16 años dice en medio de una clase "eso no tiene sentido", el profesor no debería protestar, ni enfadarse, ni contestar aquello de "pero por qué quieres buscarle siempre tres pies al gato". Porque ese alumno demuestra que está a lo que hay que estar, buscando el sentido. Otros están a aprobar, y otros a que les digas qué entra en el examen, más exactamente, si el segundo párrafo de la 166 entra o no entra.

De eso acaban contagiados algunos profesores. Y hacen de acabar la materia el primer objetivo de su trabajo en el aula. Pues no y no. Walter Lewin nos dice que no es mejor profesor quien más materia cubre, sino quien más mundos descubre.

Para eso, además del profesor y del libro de texto, tendrán que entrar en el aula el ordenador, las ganas de disfrutar dando clase, las ganas de hacer teatro, una o dos novelas, algún libro de poesía y una canción.

Por lo menos.

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120413/54284733880/walter-lewin-solo-podemos-ver-algo-si-sabemos-su-porque.html

Comentarios

  1. Me gustan las matemáticas -tuve una profesora que nos enseñaba las fórmulas cantando-.

    La historia no es mi fuerte -quien intentó que me "entusiasmara" con esta materia se sentaba ante su mesa y recitaba todo lo que en el libro venía, sin hacer la mínima inflexión con su voz. Eso sí, terminaba el programa.(La de "mate" nunca podía llegar a la estadística; tampoco importaba, me hice con ella cuando la necesité: partía de una buena base)

    Mi único consuelo ante tal calvario era no haber nacido "más tarde" -el libro de mi profesora tendría algún capítulo más ¡y empezaba en la prehistoria!-
    Más de una vez deseé haber pertenecido a la era de los metales.

    Tengo mucho que aprender en esto de enseñar pero no hace mucho, un grupo de alumnos de 16 años, al terminar una prueba, me sorprendió con un: "¡Qué examen más bonito!"

    A ver si va a resultar, que por fin, inicio el buen camino!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")