Ir al contenido principal

Las competencias del profesor: discreción (2)

La web wikileaks difunde los secretos del Pentágono sobre Afganistán

ESPÍAS PAQUISTANÍES PLANIFICAN CON LOS TALIBANES ATAQUES A LA OTAN

La Casa Blanca investiga la filtración de más de 90000 documentos



Para filtrar 90000 documentos a la prensa tienes que sostener, con cargo a los presupuestos de la organización, un Negociado de Filtraciones.

Para filtrar 90000 documentos a la prensa tienes que ser capaz de mantener, dentro de tu organización, dos sistemas paralelos de comunicación interna y dos sistemas paralelos de comunicación externa. De esos cuatro sistemas, dos aparecen en el mapa de procesos, y los otros dos, no.

Para filtrar 90000 documentos a la prensa tienes que ser un indiscreto.

Los ministros juran, o prometen, guardar en secreto las deliberaciones del Consejo. Eso es por discreción. Y los miembros de los Equipos Directivos de los Colegios no están sujetos por juramento ni promesa alguna.

¿Y si lo pensamos?

Comentarios

  1. Pues eso será ahora, hace... unos... 25 ó 30 años, no sé ya no me acuerdo de cuántos, cuando estaba en el Equipo Directivo, no había bien es verdad ni juramento ni promesa alguna; pero todo el mundo tenía claro los de dentro y los de fuera que había asuntos que no se comentaban, por discreción. A veces porque no debían trascender más allá y otras hasta que fuera oportuno que se supiera.

    Y creo que no tiene nada que ver con la transparencia.

    Podía resultar difícil o incómodo, pero todos no tenemos que, ni debemos, ni deberíamos querer, saberlo todo.

    Igual dicho así suena mal o tiene mala prensa, pero lo mismo que es bueno, conveniente y necesario un espacio de intimidad personal, familiar, sanitario, por qué no va a serlo igualmente en lo social. Siempre y cuando no se esté haciendo algo ilegal, inhumano, no ético, anticonstitucional, contrario al sentido común.... vamos, lejos de lo que debe hacer un Equipo Directivo ¿no?.

    ResponderEliminar
  2. Es un asunto de sentido común; pero no sólo para el equipo directivo; también para el tutor, el de secretaría, el del teléfono, cualquier profesor.

    ¡Qué peligro tienen en ocasiones las tertulias de los cafés!! "Reunión de pastores..."

    Y como el sentido común sule fallar, pues es cuando hay que recurrir a juramento..., o -en su ausencia- a monigote que te lo recuerde cada mañana según enciendes el portatil.

    Claro que, a quien incumple un juramento, se le sanciona, se le hace dimitir..., todo eso; vamos.

    ¿Pero qué se le hace a un despistadillo que ha olvidado encender el ordenador y anda largando cuan asperge lo que debe y lo que no??

    Pues a ese..., no se le hace nada.

    ¡Vaya usted luego a reparar la avería!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Nos educaron unos enfermos

Estudié la EGB entre la Escuela Parroquial de San Vicente Mártir, en Bilbao, y los Salesianos de Deusto. La mitad en un sitio y la otra mitad en el otro. Entre septiembre de 1970 y junio de 1978.

Muchos de los que me educaron eran unos enfermos.

Me dieron hostias como panes. Aunque muchas menos que a mis compañeros que iban mal en los estudios, o que no estudiaban.

Golpear no formaba parte de las rutinas diarias. Golpear era el sistema que empleaban. Y quienes enseñaban y aprendían (?) allá, lo integraban. Aquellos, como necesario. Estos, como normal.

Luego blanqueé aquellas barbaridades. Para subrayar la tesis de que los padres y madres, ahora, protegen en exceso a los hijos, recurrí a aquello de que "antes, si venías diciendo que te había pegado el profesor, tu padre te pegaba otra vez". Siento vergüenza por la pobreza del argumento, por las veces que lo he utilizado y por las veces que lo he escuchado sin rebatirlo.

No sé si es verdad que olvidamos lo que nos hace daño re…

Las creencias, o el mar congelado que tenemos dentro

Los profesores tienen que leer. Leer mucho. Miles de páginas al año. De libros y de revistas y de periódicos. Si quieren enseñar el mundo, claro. Si no, basta con que lean los exámenes de sus alumnos y los e-mails del correo interno del Colegio.

Yo animo a leer, a ser posible, páginas que contengan ideas diferentes a las de uno.

Primero, porque los profesores son los que tienen que enseñar a cuestionar las creencias, y conviene empezar por uno mismo.

Y segundo, para poder pensar. Pensar es eso tan saludable que retrasa el envejecimiento mental y a la vez te aleja de los extremos, donde habitan los que piensan poco, o piensan solo de lo suyo.

Steiner (Lenguaje y silencio: Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano, Barcelona, Gedisa, 2013) cita a Kafka: "si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara en el cráneo, ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera nec…