Ir al contenido principal

Las competencias del profesor: discreción (2)

La web wikileaks difunde los secretos del Pentágono sobre Afganistán

ESPÍAS PAQUISTANÍES PLANIFICAN CON LOS TALIBANES ATAQUES A LA OTAN

La Casa Blanca investiga la filtración de más de 90000 documentos



Para filtrar 90000 documentos a la prensa tienes que sostener, con cargo a los presupuestos de la organización, un Negociado de Filtraciones.

Para filtrar 90000 documentos a la prensa tienes que ser capaz de mantener, dentro de tu organización, dos sistemas paralelos de comunicación interna y dos sistemas paralelos de comunicación externa. De esos cuatro sistemas, dos aparecen en el mapa de procesos, y los otros dos, no.

Para filtrar 90000 documentos a la prensa tienes que ser un indiscreto.

Los ministros juran, o prometen, guardar en secreto las deliberaciones del Consejo. Eso es por discreción. Y los miembros de los Equipos Directivos de los Colegios no están sujetos por juramento ni promesa alguna.

¿Y si lo pensamos?

Comentarios

  1. Pues eso será ahora, hace... unos... 25 ó 30 años, no sé ya no me acuerdo de cuántos, cuando estaba en el Equipo Directivo, no había bien es verdad ni juramento ni promesa alguna; pero todo el mundo tenía claro los de dentro y los de fuera que había asuntos que no se comentaban, por discreción. A veces porque no debían trascender más allá y otras hasta que fuera oportuno que se supiera.

    Y creo que no tiene nada que ver con la transparencia.

    Podía resultar difícil o incómodo, pero todos no tenemos que, ni debemos, ni deberíamos querer, saberlo todo.

    Igual dicho así suena mal o tiene mala prensa, pero lo mismo que es bueno, conveniente y necesario un espacio de intimidad personal, familiar, sanitario, por qué no va a serlo igualmente en lo social. Siempre y cuando no se esté haciendo algo ilegal, inhumano, no ético, anticonstitucional, contrario al sentido común.... vamos, lejos de lo que debe hacer un Equipo Directivo ¿no?.

    ResponderEliminar
  2. Es un asunto de sentido común; pero no sólo para el equipo directivo; también para el tutor, el de secretaría, el del teléfono, cualquier profesor.

    ¡Qué peligro tienen en ocasiones las tertulias de los cafés!! "Reunión de pastores..."

    Y como el sentido común sule fallar, pues es cuando hay que recurrir a juramento..., o -en su ausencia- a monigote que te lo recuerde cada mañana según enciendes el portatil.

    Claro que, a quien incumple un juramento, se le sanciona, se le hace dimitir..., todo eso; vamos.

    ¿Pero qué se le hace a un despistadillo que ha olvidado encender el ordenador y anda largando cuan asperge lo que debe y lo que no??

    Pues a ese..., no se le hace nada.

    ¡Vaya usted luego a reparar la avería!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")