Ir al contenido principal

Trabajar en equipo (o hacer el ganso)



Los compañeros del Colegio Jesús - María de San Agustín, en Orihuela, formulan de esta manera tan bonita lo de trabajar en equipo. Es lo que tiene haber nacido, o vivir, en el mismo lugar que Miguel Hernández, que todo lo que imaginas lo dices bonito.


Los gansos vuelan formando una V porque cada pájaro bate sus alas produciendo un movimiento en el aire que ayuda al ganso que va detrás de él. Cada vez que el ganso se sale de la formación se da cuenta de la dificultad de volar sólo. De inmediato se incorpora a la fila para beneficiarse del poder del compañero que va delante.


Cuando el ganso que va en cabeza se cansa, se pasa a uno de los puestos de atrás y otro ganso o gansa toma su lugar.


Los gansos que van detrás estimulan a los que van delante para mantener la velocidad. Cuando una gansa o ganso enferma o queda herida, dos de sus compañeras se salen de la formación y la siguen para ayudarla o protegerla. Se quedan con ella hasta que esté nuevamente en condiciones de volar.


Parece que cuando compartimos una dirección común y tenemos sentido de comunidad, podemos llegar a donde deseamos más fácilmente y más rápido.


Este es el beneficio del mutuo apoyo.


Comentarios

  1. Si es que en el momento que haya una imagen de la naturaleza animal para ponerla de ejemplo, es encantadora y mucho más cuando es así de divertida y estética .

    Son animales y se guían por instinto. Probablemente todavía piensen poco de forma...animal (iba a decir personal, pero no corresponde). Históricamente desde que nos pusimos de pie y nos dedicamos a pensar, dejamos al instinto sólo para la supervivencia y ¡hala! a darle a la razón para todo. Y es una pena, porque una buena combinación de ambos, en la proporción justa sería ideal.

    Todavía se oye decir "es que tiene instinto para los negocios" o "reaccioné de forma instintiva y me lancé al agua para sacar al que se hundía".

    Igual voy a decir una burrada, el/la que lo sepa cómo es que me corrija, creo que hay algo que está entre el instinto y la razón, que se llama la intuición que serviría de mucho para mejorar en aspectos de relación entre personas. Igual suaviza al instinto y matiza a la razón, porque viene un poco del corazón, lo que te da el pálpito sobre un asunto. Poniendo el corazón como lo profundamente humano, con sus valores más positivos.

    Un conjunto equilibrado entre instinto, razón e intuición; que igual es eso de la Inteligencia Emocional, llevaría rápidamente a ver la importancia de trabajar en equipo y sus fabulosas consecuencias. Consiguiendo dejar a un lado: resquemores, dobles interpretaciones, ironías, malos rollos, comparaciones, individualismo, susceptibilidades, cerrazones, egoísmo y competición.

    ¡¡Necesito hacer la gansa!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")