Ir al contenido principal

siguiendo con lo del éxito personal...

Es la jugada clave de la final. Casillas le para a Robben un balón imposible. Os traigo esta imagen, estos cuatro segundos de vida de tanta gente porque, a mi juicio, resumen todo lo que se necesita para triunfar, para ser feliz, para tener éxito, llamadlo como queráis.

¿Por qué gana Casillas a Robben?:

1) porque está bien colocado. Porque las cosas que le pasan le pillan en su sitio.

2) porque hace bien todo lo que está en tu mano: esperar a que llegue este torpedo naranja, pensar en que le conozco y sé lo que puede intentar, tomar una decisión sobre lo que hacer, tirarse hacia la izquierda para que tire a la derecha, estirar la pierna,...

3) Y tener suerte.

Eso es el éxito: estar donde tienes que estar, hacer bien todo lo que puedes hacer, y tener suerte.

¿No?


Comentarios

  1. Pues a mi me parece, que lo mismo que en el caso de Casillas, son muy a tener en cuenta los puntos uno y dos, porque como no se den con el tres no haces nada. Pero a la vez es que el tres es determinante, claro que no pueden faltar el 1 y el 2.

    Bueno no sé si me he liado en la explicación, lo intento de nuevo.

    La 1 y la 2 son condiciones necesarias pero no suficientes, la 3 las remata.

    Se puede dar las dos primeras y al no darse la tercera, entonces "la cagaste Burt Lancaster".

    Y he mirado unas cuantas veces el vídeo, después de ver en directo el paradón...y para mí que el balón le da en el pie ¡¡¡POR PURO CHURRO!!!, que no lo estira él especialmente, es que le queda ahí porque allí es donde termina su pierna... porque no la estira ni medio milímetro. Y ahí es donde entra el factor suerte por primera vez; luego cuando sale el balón por poquito por la izquierda de la portería es el momento suerte dos, porque le podía haber dado en el dedito del pie y no librar el poste.

    Que nunca nos falten los puntos 1, 2 y 3 en los aspectos importantes y decisivos de nuestra vida porque la diferencia estará en quedarnos en la mediocridad o ser campeones mundiales de lo que nos estemos jugando.

    ResponderEliminar
  2. Impresiona esto de la suerte. Se suele decir, que se busca ¿Pero creéis que efectivamente es así?

    Se debe referir a los puntos 1 y 2 -con lo de buscarla, quiero decir- Como lo de que la inspiración te tiene que pillar trabajando.

    Y es que..., cuando uno se pone un poco trascendente, como que mejor..., dejas de pensar.

    ¿Os habéis puesto a pensar la serie de "chambas" que se tuvieron que dar,hasta que se juntaron las dos células que acabaron materializándose en cualquiera de nosotros?

    Así que, a inculcar a nustros educandos eso de "tú pon de tu parte todo lo que puedas (aspectos 1 y 2), para no enfadarte contigo mismo más que nada, que es con quien siempre es bueno estar a bien", y despues decir bajito...

    "Que la suerte te acompañe" A ver si el punto3 tiene a bien entrar en el juego.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y por qué no gana Robben?

    Si está bien colocado.

    Si hace bien todo lo que está en su mano y en su pie: correr con la mirada levantada, ver que el portero se tiraba a un lado, tirar al otro...

    ¿Por (mala) suerte? ¿o porque tomó una decisión equivocada?

    ResponderEliminar
  4. Pienso que tomó la decisión adecuada, hacia el otro lado había muchísimo más cuerpo de Casillas y lo hubiera parado más fácilmente.

    Para mí que fue sólo pura mala suerte, como cuando compras un número de lotería y toca "otro".

    ResponderEliminar
  5. No os volvais locos, que fue todo cosa del pulpo Paul que con su clarividencia, tenía el partido decidido. ¿El sino??? Pufff, esto se me escapa más que el futbol.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Educar en la realidad

Yo llevaba un año tomado notas y ordenando ideas para escribir un libro. Tendría que hablar de la escuela y la realidad. Partía de mi constatación de que muchas escuelas viven a espaldas de lo que pasa más allá de sus paredes. Y de que, en consecuencia, muchos alumnos viven la vida como sin interés por la vida.

Y resultó que el libro ya lo había escrito Catherine L´Ecuyer. Ese trabajo que me ahorro, pensé. A otra cosa.

A lo largo del libro nos lleva varias veces a Platón, que dijo que fácilmente podemos perdonar a un niño por tener miedo a la oscuridad; la tragedia verdadera de la vida se da cuando los hombres tienen miedo a la luz.

"Educar en la realidad" es no tener miedo a la luz.

Esto es, primero, educar desde lo que pasa a nuestro alrededor. Para poder acontecer. Y no ser solo espectadores de lo que acontece.

Segundo, educar poniendo a los niños delante de la belleza. Se sorprenderán. Y aprenderán.

Y tercero, educar con realismo. No pidiendo a los niños que hagan lo qu…

Lo innovador, maestros verdaderos

Suele decir Fernando González Lucini que la escuela está para humanizar. Y algunos piensan que vaya cosa, que uno se hace humano por el contacto con otros humanos, en casa y en la calle, en el equipo y en la pandilla, con los primos y con los amigos. Y que la escuela está para enseñar cosas. Ay!

Leo a Catherine L´Ecuyer que solo es humana una educación que proporciona suficientes oportunidades de experiencias interpersonales. Que cuando no hay recuerdos de experiencias interpersonales verdaderas, hay un déficit de humanidad. Y entonces la pregunta es: ¿la escuela contribuye al déficit o ayuda a superarlo?

Para responder a esa pregunta, L´Ecuyer da una pista que merece la pena seguir: es imprescindible que los padres y los maestros entiendan el sentido verdadero de su papel en la educación de los niños: "abrazar, interpretar la realidad con la mirada, contar historias reales, otras ficticias, acoger, redimensionar un problema emocional, corregir un defecto con cariño, ayudar a des…

¿Fuera o dentro? ¿Dónde empieza el aprendizaje?

Tumbado en la cuna, con unos meses de edad, sus ojillos se movían inquietos de un lado a otro. Su madre, inclinada sobre él, le iba mostrando, una tras otra, láminas con dibujos a la vez que decía en voz alta y clara la palabra del objeto o del animal representado en la lámina: vaca, casa, caballo, coche... Y cuando se acababan las láminas, vuelta a empezar: vaca, casa, caballo, coche...

Estaba convencida de que recibir muchos estímulos externos - cuanto antes, y más, mejor - contribuiría a que el niño fuera más inteligente.

Estaba convencida, también, aunque no había pensado nunca en ello, de que el proceso de aprendizaje se iniciaba fuera de la persona.

Y no es así. Los niños llevan de serie un motor interno que les ayuda a descubrir so-los. ¿Sabéis cual es? El asombro.

(Lee a Catherine L´Ecuyer, "Educar en el asombro")