Ir al contenido principal

El paradigma del maestro: una persona recia


No es fácil hoy trabajar en el aula: la presión de los padres, la infravaloración de nuestros esfuerzos, los otros roles que debemos jugar, además del de maestro/a o profesor/a. Y hay que ser competente en la navegación complicada si no queremos naufragar. El naufragio tiene muchos nombres, pero los de estrés, ansiedad o depresión están singularmente vinculados a la profesión docente.

Hay que ser fuertes mentalmente. Y hay que entrenarse para poder hacerlo. Las dificultades, al menos las dificultades que podríamos llamar corrientes, las que cada día nos encontramos en el aula, o en el recibidor de visitas, obligan a corregir el rumbo, a tomar decisiones sobre la marcha (como Gaudí, el de la foto) estimulan la creatividad y activan nuestros recursos. Y no pueden, en ningún caso, obligarnos a desistir. Eso se entrena.

Alvaro Marchesi, en un estudio de la Fundación SM (2008) sobre la situación de los profesores noveles, lo dice así: los profesores han de mantener un difícil equilibrio afectivo y un compromiso ético que les proteja del riesgo de desmoralización.

Mejor que yo lo dice el profesor de la UNED Joan Vaello en un libro recién publicado por la Editorial Graó, cuando subraya que el profesor competente emocionalmente es aquel que supera dificultades saliendo reforzado de ellas (la resiliencia), aquel que controla sus impulsos para evitar efectos perjudiciales para sí mismo y para los demás (el autocontrol), aquel que se sigue queriendo a pesar de sus fallos y errores (la autoestima). Es decir, fortaleza con flexibilidad.

Eso se entrena.

Comentarios

  1. Tienes razón, pero la última frase ya la han utilizado para un anuncio de colchones.

    Y es que en fondo es así, debemos ser ese colchón en el que descanse el alumno agobiado; salga rebotado el que viene a hacer daño y no encuentre ni una pequeña brecha por el que colarse a molestar; reforzado el tímido y relajado el hiperactivo. Con las dos zonas: la cálida para el que necesita unos mimos controlados y la fresca para el que quiere pasarse de listo.

    Y todo ello sin hacer mella ni en los muelles ( los nervios del profesor ), ni en la tersura ( el buen ánimo), adaptable a todos los temperamentos, de la mejor calidad y calidez, a la última y además buen comunicador y divertido ¡qué esto último no se lo piden ni a los colchones!

    Y es que el profesor, como las colchonetas de la playa, debe tener en casa un inflador, para enchufárselo todas las noches y volver al día siguiente al aula tan pimpante, todos los días como nuevo, dispuesto a lo que le echen y para lo que le necesiten, ¡que esa es su querida profesión!.
    Sofía.

    ResponderEliminar
  2. Es que, ser maestro o profesor, es una de esa profesiones en las que, lo de la vocación, se nota.

    Hay mucho profesor/a, y algún maestro/a que no la tiene.

    Pero eso no basta; hay que tener claro que, los adolescentes son ellos, que eso es lo que toca -pedir al olmo peras, sólo genera decepción.

    Y está bien lo del inflador -se llame leer, pasear, achuchar a una mascota cariñosa...-

    Por otro lado -será porque no sé hacer otra cosa-pero esta profesión me parece apasionante.

    Cuando el adolescente es quien se supone debería ser tu compañero/a y no sabe evitar que por una tontería la sangre llegue al río...Entonces lo llevo fatal.

    Y es que para maestro..., no vale cualquiera.

    (Me gusta el nuevo formato de blog)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mimarnos

Llevo años pidiendo a los profesores que no confundan el Claustro con la cuadrilla de amigos. Y también, que es necesario tener un amigo, o una amiga, entre los compañeros de trabajo.

Nos sobran malas leches y nos faltan conversaciones, a los profesionales, en las escuelas. ¿Para qué tenemos máquinas de café, en las salas de profes, si no es para hablar, de lo nuestro?


Nos falta la costumbre de cuidarnos. Los unos a los otros. Que "aprender a mimarse entre humanos debería ser una asignatura obligatoria, especialmente entre los que se dedican a actividades de alto riesgo emocional, como la política". Es lo que dice Joan Coscubiela recordando a su grupo parlamentario, en la página 201 de "Empantanados", publicado en Peninsula (Barcelona 2018).

Y como la escuela, digo yo.



Cosas pendientes de aprender para ser maestro: el silencio

Pasó a la historia el tiempo en el que el maestro se ganaba la autoridad con lo que sabía. De matemáticas o de lo que fuera.

Y ha llegado  el tiempo en el que maestro se gana la autoridad con lo que escucha. A las personas y a lo que hacen las personas.

El problema es que vamos tarde, porque la escuela, y la labor educativa en general, ha subestimado el valor de la escucha. O la ha juzgado irrelevante (algunos profesores se quejaban de que la escuela que yo dirigía "escuchaba demasiado" a los alumnos, o a los padres y madres).

Ahora toca aprender el silencio,  -el de Thomas Hood, aquel en el que ningún sonido puede ser, el mismo que interpretó Nyman en "El Piano"-. Toca aprender el "no saber" y el respeto al espacio del otro, sea niño, madre o compañero.

Yo aprendí a escuchar de mi padre, quien comprendía la autoridad de los espacios de silencio creados cuando escuchamos con todo el corazón puesto en prestar atención. Mi padre tenía una postura para escuch…

Nos educaron unos enfermos

Estudié la EGB entre la Escuela Parroquial de San Vicente Mártir, en Bilbao, y los Salesianos de Deusto. La mitad en un sitio y la otra mitad en el otro. Entre septiembre de 1970 y junio de 1978.

Muchos de los que me educaron eran unos enfermos.

Me dieron hostias como panes. Aunque muchas menos que a mis compañeros que iban mal en los estudios, o que no estudiaban.

Golpear no formaba parte de las rutinas diarias. Golpear era el sistema que empleaban. Y quienes enseñaban y aprendían (?) allá, lo integraban. Aquellos, como necesario. Estos, como normal.

Luego blanqueé aquellas barbaridades. Para subrayar la tesis de que los padres y madres, ahora, protegen en exceso a los hijos, recurrí a aquello de que "antes, si venías diciendo que te había pegado el profesor, tu padre te pegaba otra vez". Siento vergüenza por la pobreza del argumento, por las veces que lo he utilizado y por las veces que lo he escuchado sin rebatirlo.

No sé si es verdad que olvidamos lo que nos hace daño re…